Follow by Email

martes, 9 de agosto de 2016

Cuento: Psicópata dormido




Género: Psicológico/Drama

PSICOPATA DORMIDO

Albert Khan tiene 15 años, su cabello es largo y negro, sus ojos son verdes claros. Es un estudiante que vive en un pueblo decadente. La pobreza es un problema. Las calles son sucias y llena de vagabundos. Es molestado en el colegio, no precisamente por ser débil. Trabaja arando tierras, tiene fuerza. Es molestado por ser tímido, jamás se defiende. Es un cobarde. Personalidad que heredo de su madre.

Albert encontró un libro sobre anatomía en un almacén. Se pasa horas leyéndolo. Ese libro es lo único bueno de su ignorante escuela. Incluso los profesores abusan de él, haciéndolo limpiar toda la escuela sin darle nada a cambio.

En casa no es muy diferente. El borracho de su padre abusa físicamente de él y de su madre. Bob Khan trabaja en la mina, donde excava todo el día. Bob odia su trabajo y se desquita con su familia, si él es miserable, ellos también deberán serlo, es lo justo, eso piensa. Olivia Khan aguanta los golpes y maltratos. Es una cobarde que no puede hacer nada por sí misma. Cree no poder sobrevivir sola, por eso, por más que sufre, se aguanta.

Bob no sola odia su trabajo, también odia su vida y a su familia. Su mujer hace mucho que dejo de ser atractiva, y su hijo es un marica. No quiere ver a ninguno de los dos ser feliz. Albert llega a casa después de un día como siempre. Un día de ser molestado, golpeado y humillado. Era golpeado en el suelo mientras los demás reían y le apuntaban con el dedo. En casa, se dispone a comer lo más rápido posible, si su padre no lo ve, tal vez no lo golpee. Bob llega molesto del trabajo, como siempre. Se sienta en la mesa, su mujer le entrega un tazón de sopa, el caldo está acompañado de choclo, carne y verduras; Ella y Albert solo tomaron caldo. Ella está expectante, espera que le guste, Bob se mete una cuchara a la boca.

-¡Esto apesta! Estúpida zorra. Nada puedes hacer bien-Gritaba mientras la golpeaba.
-Lo lamento-Entre lagrimas-Lo lamento.
-Lamentarlo no lo arreglara. ¡Maldición!

Bob está molesto, su hijo no dormirá sin una golpiza. Sube al cuarto de Albert, lo despierta, lo golpea en el rostro y lo duerme otra vez.

-Estúpido marica, nada puedes aguantar. Me das asco.

Al día siguiente, Albert se dirige a la escuela. En la entrada están esperando los abusadores de la escuela: Zack, Look y la líder Gabriela. Ella se adelanta y arrogante dice:

-¡Hola! Alberta la puta tuerta. Es hora de la bienvenida.

Albert es agarrado de las manos por Zack y Look. Gabriela empieza a golpearlo en el estomago, una y otra vez hasta hacerlo llorar. Los abusadores ríen y entran a la escuela. Albert no puede levantarse por el dolor, los demás alumnos le pasan por encima mientras se ríen. Pasan los segundos y logra levantarse, entra a clase y estudia. Saca buenas notas, es un chico inteligente.

Al salir, su mochila es robada por cuarta vez en la semana, y es tirada desde el segundo piso. Albert va a recogerlo mientras observa el mal estado de la pintura de la escuela. Encuentra su mochila pero busca un poco más, la primera vez que tiraron su mochila fue donde encontró el libro de anatomía, posiblemente le haya pertenecido a otro niño abusado.

Lo único que evita que Albert no se suicide es un amigo, su único y mejor amigo. Es un perro hambriento que vive debajo de un puente de madera. Albert suele llevarle comida y juega con él, juegan hasta tarde y luego se va a casa.

En casa el ciclo se repite: Comida y golpiza, su madre vuelve a llorar y a pedir perdón. El también llora, sus ojos le arden y no lo dejan dormir. No puede confiar en nadie, la cobarde de su madre no sirve para nada, no se atreve a darle la contraria a su esposo, es una sumisa en extremo.

Albert va a la escuela una vez más, este día toca trabajar en la granja del viejo Pablo. Los bravucones lo vuelven a molestar, esta vez le bajan el pantalón frente a todos, le dan palmadas en el trasero causando las risas de todos. Al terminar las clases se dispone a ir al trabajo, pero primero debe limpiara la escuela. Todo el dinero que gana su padre se lo quita, de vez en cuando logra esconder un poco. Sale del trabajo y se va a casa, el ciclo se repite.

Solo hay dos policías en todo el pueblo, son unos vagos que no hacen nada más que beber todo el día y abusar de su autoridad. Saben perfectamente sobre la situación de los Khan, pero son amigos de Bob, jamás lo arrestarían. Suelen reunirse en casa de Bob a beber y jugar póquer, manosean a la esposa cada vez que les trae más cerveza. Bob no le da importancia.

Albert se levanta, se limpia, se cambia y va a la escuela. Su madre esta tirada en la cama con morenotes. Ya no parece hacerlo llorar ver a su madre así, ya se acostumbro. En la escuela el ciclo se repite. Esta vez Gabriela esta sola, lo reta a una pelea uno a uno.

-Oe! ¿Qué te parece si peleamos? Sera divertido.
-Yo soy pacifista, la violencia es mala.
-No me digas, no importa si no quieres. Te romperé tu estúpida cara.
-Por favor ¿Por qué haces esto?
-Porque es muy divertido.

Gabriela carga contra él y lo golpea con dos derechazos al rostro, patea su estomago y luego sus testículos. Albert esta en suelo en lágrimas, Gabriela lo patea en el suelo.

-Que llorón, no cabe duda que eres una marica.

Los subordinados de Gabriela llegan.

ZACK: ¡Vaya! Sí que lo moliste.
-Por supuesto, esta basura es un chiste.

Albert estuvo en el suelo por varios minutos. Decidió no ir a la escuela mañana. Aprovecho para ir a ver a su amigo Jin. Le llevo un pan para comer, Jin disfruta el pan, ladra y mueve la cola. Albert lo acaricia y recibe las lamidas del cariñoso animal. Albert está feliz, sonríe. Jin es un perro débil físicamente, Albert tiene cuidado de no dañarlo, es pequeño y frágil.

Bob Khan ha salido temprano de la mina. Esta con una expresión de pocos amigos, irá a casa a comer la mierda que su esposa le haya preparado, ver televisión y golpear a su familia. Hoy no esta tan molesto, pero disfruta haciéndolos sufrir. Camina hacia casa, pasa por el puente y ve a su hijo reír, lo ve feliz. La cara de Bob es de sorpresa, de incomprensión. No le gusta lo que está viendo. Se pregunta porque, él sabe que su hijo es golpeado en la escuela, el lo golpea en casa, su trabajo es igual de molesto que el suyo, entonces… ¿Por qué? ¿Por qué ese pedazo de marica esta sonriendo, porque ríe, porque es feliz? El cerebro de Bob no comprende, si pudiera salirle humo de la cabeza le hubiera salido a montones. Algo dentro de él se quiebra, la última gota de cordura se ha secado. El vaso medio lleno es roto. Bob vocifera, Albert lo oye, lo ve y entra en pánico, sus piernas no le responden, quiere moverse, recoger a Jin e huir.

Cuando por fin logra recuperar su control, ya es demasiado tarde, Bob lo patea en la cabeza, el cae y su nariz sangra un poco. Mareado, observa como Jin le ladra a su padre, Bob lo agarra, lo levantan, Albert llora y quiere gritar, quiere levantarse, pero no puede ninguna de las dos. Bob tira al perro al suelo, Jin cae como un costal, Bob, en su ira y locura, patea al perro, comienza a pisarle la cabeza una y otra vez. Bob es un hombre grande, fornido, no le costó mucho trabajo, la cabeza del perro ha sido aplastada, el ríe a carcajadas. Mira a su hijo y le dice:

-¡MARICA! Tu… ¡TÚ NO PUEDES SER FELIZ!

Bob se va a casa, ya no está lleno de ira, pero sí de locura. Tiene malas intenciones. Albert ve a su único amigo, inmóvil, muerto. Jin era lo único que lo hacía reír, Jin le ayudaba a vivir en este jodido pueblo de porquería, el era lo único que tenia. Era lo único que lo mantenía cuerdo.

El grito de odio resuena, las endorfinas en su cerebro lo aceleran…Se calmo. Albert ha muerto.

Albert esta frente a su casa, la puerta está abierta de par en par. Entra, oye los gritos de dolor. Agarra un cuchillo de la alacena, y se acerca al ruido. En la habitación de sus padres, ve a Bob violando a su madre. Son esposos pero ya no se aman, tal vez, nunca se hayan amado. Ella no quiere, es una violación en todos los sentidos. Albert no emite sonido alguno, está sumamente calmado. Su padre le está dando la espalda, viola a Olivia con gran fuerza, la cabeza de ella golpea el cristal de la ventana una y otra vez. Su cabeza sangra bastante. Bob no siente nada más que placer. Con los ojos cerrados, está en otro mundo.

-¿Lo mato ahora? No…No…Es peligroso. Aunque lo apuñale es posible que se recupere y me mate a golpes. Debo esperar el momento indicado, cuando duerma…Si, eso es, cuando este profundamente dormido, ahí, ahí lo matare.

Bob esta en un éxtasis, tiene múltiples orgasmos mientras viola a su mujer por el ano. Olivia está muerta. Los cristales le perforaron la cara. Bob no se entera de nada, se ha detenido y cae dormido sobre la cama luego de empujar al suelo el cadáver de su prima y esposa. 

Albert espera pacientemente. La alarma en su cabeza le dice que pasaron los 10 minutos. Al entrar a la habitación, ve a su madre con el ano dilatado y ensangrentado. Su padre ronca, se acerca a él, sin hacer ningún ruido, sin respirar de manera agitada, sin estar nervioso. Albert se pone sus guantes de tela, empuña el cuchillo, mide bien y… La vena carótida ha sido cortada a la perfección, Bob intenta levantarse pero no puede, la sangre sale a montones, su cuerpo está débil y con solo su pie, Albert lo mantiene en la cama…

Albert lo vuelve a apuñalar, esta vez en el estomago, apuñala y apuñala, cortando cada vez más profundo. Arranca los intestinos, los órganos intensos… Tiene una enorme sonrisa en su rostro. Nunca antes ha estado así de feliz, esta arrancándole todo a su padre. Bob no se levantara nunca más. Albert se calma, decide dormir. Mañana hay que ir a la escuela.

Albert esta reposando en una pared en la escuela. Su cabello esta cortó, en su rostro no hay mirada de timidez, es una sonrisa arrogante. Gabriela llega con sus compañeros. Albert habla con una voz en extrema calmada. Está bastante atractivo.

-Por fin llegas. Te llevo esperando mucho tiempo, Gabriela.
-¿Ah? ¿Qué dices marica? Porque me miras con esos ojos tan arrogantes y llenos de confianza. Ya veo, quieres que te rompa toda tu asquerosa cara ¿verdad?
-Jajaja.
-¿¡De que te ríes idiota!?
-Sabes, Gabriela. Siempre me pregunte el porqué abusabas de mi. Zack y Look son solo unos idiotas que no pueden pensar por sí mismos, pero tú, tú no eres así.
-¿Qué tratas de decir?
-Antes de venir, pase por tu casa, escuche algo extraño. Vi por la ventana, a tu madre leyendo un horóscopo viejo, pero, también vi.
-Callate.
-Vi…
-¡CALLATE!
-Vi a tu padre violándote.
-Cierra el jodido hocico.

Gabriela ataca con un derechazo, Albert la evade sin problemas, Gabriela ya no parece ser tan rápida. Todos están sorprendidos. Albert la golpea en el rostro, saca su cuchillo, la agarra del cabello, la apuñala en el estomago. Gabriela sangra mientras llora, Albert la besa en los labios y la tira al suelo.

-¿Eh? ¿Qué pasa?-La voz de Gabriela es extraña, no entiende que pasa.
-Estas sangrando Gabi. Vas a morir.

Los alumnos no pueden creer lo que pasa, esta paralizados. No pueden reaccionar, jamás habían visto sangre “Real”. El charco de sangre empieza a crecer. Zack es el siguiente, está demasiado asustado, no entiende porque. Ruega por su vida.

-Por-Por favor Albert.
-Muere.

Albert corta el cuello de Zack, Look huye a toda velocidad, pero Albert lo alcanza sin problemas. Look esta arrodillado con una herida en su espalda.

-Sabes Look, me he dado cuenta de algo. Yo… ¡Soy increíble!

Look es apuñalado en el estomago. Una alumna sale del Shock y grita por ayuda. El grito despierta a los demás, estaban concentrados como quien ve una buena película. Los profesores acuden al grito, Albert ha huido.

En la comisaria, los policías están borrachos. No se dan cuenta de que Albert ha robado el carro, las llaves estaban puestas. Suerte. Albert no sabe conducir, vio como se hacía por televisión, se las arregla por el momento. Pisa el acelerador, los borrachos no creen lo que pasó.

En la escuela, los profesores preguntan.

-¿Quién fue?

La joven que grito, responde.

-Albe…. No. Ese, ese no era él.

Albert se estrella en las afueras del pueblo, sale casi ileso, se lastimo un poco la frente, pero no es nada grave. El joven corre y corre como nunca, nadie lo persigue pero el corre. Corrió por días, a punto de caer de agotamiento, el sonido de un claxon lo hace detenerse. Un hombre maneja el auto, baja su ventana.

-¿Qué te paso niño?

Con un rostro de miedo y una voz entrecortada. Albert responde.

-Un loco mato a mis padres, pero yo logre escapar.

El conductor mira sangre en sus ropas, decide creerle, el joven no parece mentir.

-¿Tienes algún otro familiar?
-No hay nadie.
-Está bien, vendrás conmigo por el momento.

Albert mira por la ventana, su rostro muestra una expresión deprimente, su reflejo puede ser visto por el conductor. Por dentro, por dentro ríe a carcajadas. El psicópata… Ha despertado.

FIN ¿o no?

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons