Follow by Email

viernes, 19 de agosto de 2016

Relato: El Mago Negro






Tercer escrito perteneciente al universo de cuentos y relatos: Black World.

EL MAGO NEGRO

13 de agosto del 2016

Moscú

9:23 PM

Esta oscuro. Es una celda, es espaciosa pero esta casi vacía. Se encuentra completamente cerrada, hay dos cadenas que lo mantienen apresado a una pared de piedra. Es un hombre, su cabello largo es negro como la oscuridad misma. Respira presurosamente, su cuerpo se encuentra desnudo y lleno de heridas.

La puerta ha sido abierta, un rayo de luz entra a la celda principal de la cárcel Blood. Una niña de cabellos dorados hace apto de presencia, lleva en sus manos un plato con arroz y una papa cocida. Sus muñecas están esposadas, las cadenas que salen de ellas llegan hasta el suelo causando que se arrastren con cada paso que da.

El no lo puede creer, una gran oportunidad ha aparecido ante él. No sabe porque es justo esta persona la que le trae la comida. Ha tenido una gran suerte, el veneno funciono y mato al anterior recadero. No había duda de que eso funcionaria, pero que suerte ha tenido. La niña deja el plato frente a él, se levanta y procede a retirarse— ¡Espera! —Le grita, la niña voltea, observa el rostro del hombre atrapado. Es un rostro joven y atractivo. Ella no puede creer que este sea el monstro del que tanto hablaban los demás presos. El que asesino a muchas personas solo para probar sus habilidades. Definitivamente no parece un monstro.

Ella se acerca, en sus doce años de vida jamás había estado tan interesada en algo. El joven le pide que junte sus manos como cuando quieres recoger el agua de la lluvia. Ella lo hace, el sopla sobre las palmas y una rosa roja es creada. Ella se maravilla, es muy hermosa y huele exquisito—Gracias—dice con una enorme sonrisa. Ella se retira. Ha salido de la celda.

El guardia que esperaba afuera se acerca a ella. Asustado le grita que es una tonta pero ella no entiende. El guardia saca un arma, apunta a la habitación y dispara, pero la bala se queda en el aire, gira y atraviesa su propia cabeza. El arma se levanta por sí sola, evidentemente tiene algo que ver con el joven. El arma dispara su carga una y otra vez hasta que rompe las esposas que lo ataban. La rosa roja es ahora negra—Muchas gracias niña—dice el joven acariciándole la cabeza y mostrando una enorme sonrisa.

—Eres una bruja, ¿verdad? —Pregunta el joven mientras sus heridas sanan.
—Soy solo una esclava. —Responde ella bajando la cabeza.
—Así que no lo sabes. Ven conmigo.
— ¿Adónde?
—Al glaciar. Mi hogar.

La guardia de la prisión está desesperada. El prisionero más peligroso ha escapado. No entienden como, las cadenas sellan su magia, no es posible que lograra salir.

— ¿Creí que tu magia estaba sellada? —Pregunta la niña confundida.
—El error de este lugar ha sido tratarme como a un mago de elite.
— ¿Qué?
—Soy demasiado superior. Por ello, mis temerosos “Hermanos” me expulsaron del reino.
—Entonces. ¿Por qué no huiste antes? —Pregunta confundida e interesada.
—No podía hacerlo.
— ¿Por qué? —Pregunta aun más confundida e interesada.
—Tú eres una bruja. Mi magia estaba sellada sí, pero no completamente. Realmente me alegre cuando me di cuenta de tu poder. Es gracias a ti que he huido. Veras, yo puedo usar la magia de los demás a mi favor. La rosa que cree en tus palmas era un medio para unir nuestras magias, así logre usar tu poder para hacer mi voluntad.
—Ya veo.
— ¿Qué dices, vendrás conmigo?
—Por supuesto—Respondió con una gran sonrisa.

FIN

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons