Follow by Email

martes, 9 de agosto de 2016

Silencio por favor





SILENCIO


Ya lo había pensado por mucho tiempo, ahora está decidido. Siempre era lo mismo, el quería silencio pero no lo dejaban, siempre producían ruido cuando el intentaba relajarse. Es egoísta, el también crea ruido, pero es buen ruido, es buena música. El odia las voces de los demás, en especial la de su madre, es aguda y chillona, y no ayuda en nada que ella sea muy habladora.

Cuando sus padres trabajan y no hay nadie en casa, el es muy feliz, no hay nadie que lo moleste, solo la presencia de alguien en la casa es suficiente para hacerlo sentir irritado. Justo cuando piensa que la vida es buena, su hermana regresa de estudiar, abre la puerta y entra junto con su novio. El intenta hacer lo posible para no oír los sonidos que producen las risas, los besos y los gemidos.

Todo se ha detenido, el sonríe pensando que el molesto ruido ya se ha acabado, pero al momento siguiente el ruido de los parlantes con la música que el detesta por ser estúpida y sin sentido, ataca nuevamente a sus tímpanos. Intenta cortar el ruido poniéndose sus auriculares y poniendo su música alta.

Siempre ha sido así, intenta aguantar la molestia que le produce su familia. No tiene amigos, se la pasa todo el tiempo en la computadora, así es feliz. Pero ni siquiera eso es perfecto, justo cuando está en la mejor parte, cuando más se está divirtiendo, su padre lo bota para el poder entrar. Eso es lo que menos le molesta, amortigua el hecho de que es su padre sea él quien paga la luz y todo lo demás, solo por ello no le irrita tanto como lo otros.

Pero hoy está decidido, lo había pensado por mucho tiempo, al fin llego el momento. Entra a la tienda, le dice al vendedor que viene de parte de Raúl.

Esta de camino a casa, se ha gastado todos sus ahorros pero cree firmemente que valdrá la pena. 9:20 PM. El está sentado en la computadora, agradece a Raúl por el Facebook, le agradece la ayuda. Su familia come en la mesa, es la hora del lonche. Los padres beben té y la hermana café. La madre, con su voz chillona, le pregunta a su hija como van los estudios, el padre le pregunta si sigue soltera. Ella responde que perfecto, y que no piensa tener novio hasta terminar la escuela. El ríe cuando escucha tan descarada mentira.

9:30 PM. La hora ha llegado, el se levanta del asiento, su familia está a punto de terminar, conversan entre risas. El piensa: Mierda, que risas más molestas. Saca el arma escondida debajo de su colchón, sale a la sala, su familia le dice que es un milagro que salga a tomar lonche con ellos. El sonríe, saca el arma, su familia se asusta, el dispara primero a la más molesta, directo en la frente… La voz aguda y chillona ha sido apagada. La zorra mentirosa ha caído con un agujero en su garganta. El menos molesto, pero molesto al fin, cae con un agujero en la sien.

Todo ha terminado, el sonríe feliz, ya todo se ha acabado. Regresa a la computadora, se masturba viendo porno hasta que la policía llega. Los vecinos denunciaron los disparos. La policía entra por la puerta que fue dejada abierta, ven los cuerpos, siguen el ruido hasta el cuarto. El sonríe, eyacula sobre la pantalla, la mejor que ha tenido. Saluda a los policías, se suicida.

FIN

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons