Follow by Email

lunes, 10 de octubre de 2016

ExtraVirus: Toma 3




ExtraVirus

Toma 3

THE BEST HUNTER

Son las 12 de la noche, una joven de 22 años camina por la vereda, se le ve cansada, viene de estudiar hasta tarde, come una hamburguesa mientras bebe una botella de agua mineral. No hay un alma en la calle, pero las luces de muchos locales están encendidas, pero todo está silencioso, ella se extraña por ello, todavía no es hora de dormir. Un fuerte ruido llama su atención, viene de la vuelta de la esquina. Se dice a si misma que debería alejarse de ese extraño ruido, pero su curiosidad le puede más. Al girar, observa a un solo hombre frente a siete cocodrilos, todos median cuatro metros, y estaban furiosos. El hombre es un adulto, parece tener entre 37 y 40 años, eso le pareció a ella. Ella reconoce rápidamente su vestimenta: Ropas negras con rayas verdes fosforescentes, es un cazador Edge.

El hombre tiene en su posesión dos grandes armas, parecen escopetas pero son más grandes. Son de un color negro noche, lo cual las hace difíciles de visualizar bien. En la espalda del hombre figura imponente una enorme espada ploma. El hombre es de consistencia grande, es musculoso; Su cabello es rubio y corto, y sus ojos son de un azul luminoso, brillan en la oscuridad. El cazador está en la calle 123, algunas luces de anuncios lo iluminan ligeramente por intervalos, así la estudiante de universidad logra ver sus movimientos.

El cazador evade las mordidas de los cocodrilos con facilidad, da volantines hacia atrás esquivando las colas y dispara en el aire, las escopetas hacen grandes agujeros en los cuerpos de los reptiles. Evade un ataque de una cola agachándose y mientras esta de rodillas dispara a ambos lados matando a los dos cocodrilos que se acercaban, destruyendo sus cerebros. Un tercero y un cuarto reptil atacan con sus mandíbulas, uno de ellos viene de frente y el otro por la espalda del cazador, mientras un quinto lanza acido de su nariz. El hombre salta sobre ellos y el acido les da a los 2 primeros cocodrilos, gritan de dolor y el hombre antes de caer dispara matándolos. El que disparo el acido se acerca a embestirlo y los dos que quedan también. Con 3 cocodrilos yendo por él, uno por detrás, por delante y por su lado derecho, el hombre corre y se desliza bajo el cuerpo del que viene de su lado, dispara 4 veces al estomago mientras se está deslizando y destruye su corazón. Se levanta y garra de la cola al cocodrilo muerto y lo usa para golpear a los otros 2, estos caen y el salta sobre ellos disparando a sus cabezas al mismo tiempo. Todos los reptiles están muertos. El hombre guarda sus armas, enciende un cigarro y se va saltando por los tejados. La joven estudiante se quedo con una sonrisa, está segura de que la ciudad y la humanidad ganaran si lo tienen a el de su lado. Lo logro reconocer al final, era el más fuerte cazador, Vladimir khazin.

INSTALACIONES MIROSKA

Un asustado Kuric llora en su cama. Un joven Vladimir Kazhin de 25 años, ha llegado al gigantesco rascacielos, fue llamado por Robert Miroska. Sentados en su oficina, conversan seriamente, Robert le explica que su esposa ha muerto. Vladimir golpea el escritorio.

— ¡Maldición! Es mi culpa, no debí tomar el día libre. —Se lamenta Kazhin.
—No te culpes, no es culpa de nadie. —Le responde calmado.
—Robert, lo lamento. Anna era una gran mujer, no merecía morir. —Dijo triste.
—Gracias.
— ¿Quién fue? Lo asesinare. —Dijo vengativo.
— ¿Recuerdas“La noticia”?
—Ya veo.
—Kuric esta devastado.
—No me sorprende, la amaba más que a nada.
—Te pedí que vinieras por una razón. Entrénalo. Solo tú puedes entrenarlo. El se quiere convertir en un soldado capaz de matar a esas bestias.

Kuric ha cambiado su expresión, no está llorando, es de enojo. Vladimir lo entrenara en la espada y las armas, es el indicado para ello, el entrenamiento de Robert no será suficiente. El vinculo entre discípulo y maestro entre ellos es fuerte, Kuric le agradece por todo, gracias a él es lo que es. Todas las caídas, las heridas, los golpes y moretones, el cansancio y las lagrimas, todo eso ha logrado convertirlo en un soldado. Luego de la primera semana, cuando Kuric ya confiaba en el, Vladimir le pregunto sobre la muerte de su madre. Kuric no tuvo problemas en responderle, el miedo, la tristeza y el odio que aun siente. Kuric le pregunta cómo fue su vida, Vladimir responde con tranquilidad.

VLADIMIR KHAZIN

Nacido en la ciudad, sus padres son rusos, ellos también nacieron en la ciudad LAST. Desde pequeño fue tímido, no iba ni a la tienda que quedaba frente a su casa por sí solo. Su padre era policía y su madre ama de casa, y desde siempre Vladimir ha admirado a su padre, admira su valentía y espera ser igual que él algún día. A los ocho años de edad, en casa ayuda a su madre, en lavar, limpiar y cocinar. Su padre llegaba a las 11 de la noche, su mujer lo abrazaba aliviada, la vida de un policía puede terminar en cualquiera momento, pero Vladimir siempre sabia que el regresaría. En la cena, comen alegremente, su padre se esforzaba en sonreír, por más cosas oscuras que ve en la calle, por más delincuentes que se vio obligado a matar.

A la hora de dormir, Su padre le leía un cuento, no le gustaba que su madre le leyera, su voz no era de su agrado, prefería la de su padre, era más gruesa y le ponía más emoción a las historias. Vladimir se quedaba dormido siempre al final del cuento. En la cama, Bogdan e Ivanka se besan, ella baja su mano por su pecho, llega a la pelvis y le agarra el miembro, pero él le dice que pare, que está demasiado cansado para ello. Ivanka le dice que está bien y lo besa en la frente, ambos duermen abrazados. Al día siguiente, después del desayuno, Bogdan se va a trabajar. Ivanka deja a su hijo en la escuela, el entra asustado y con la cabeza baja, no quiere quedarse aquí, no quiere estar solo, pero entiende que es necesario.

La puerta de los Khazin es tocada con suavidad, tres toques, una contraseña. Ivanka esta vestida con un vestido rojo que resalta sus senos y trasero, tiene 42 años pero su cuerpo está vigente. Un hombre joven entra, tiene 20 años, es negro y bastante alto, llegando a medir un metro noventa. Su nombre es Tyron Rubers, es el hijo del dueño de la tienda del frente. Ivanka está insatisfecha, amaba a su esposo, aun lo quiere, pero necesita tener sexo, no puede vivir sin el placer carnal, lo necesita para seguir sonriendo. Los amantes se revuelcan en la cama, se desnuda, se abrazan, se besan, se acarician y tienen sexo. Ivanka gime, pide más, más rápido y más fuerte.

En la escuela, Vladimir camina por ella, sus hombros están juntos y su cabeza gacha, tiene una mirada intranquila, llego la hora del Bullying, los alumnos mayores, todos de 17 años, quienes buscan librar su molestia e incomodidad al no poder convencer a sus novias de abrir las piernas. Vladimir es la presa perfecta. Daniel patea a Vladimir en su estomago, sus dos amigos le dicen que se asegure de hacerlo en lugares donde no se vean. Los demás alumnos, aquellos quienes están viendo, gritan alegres, piden más, es divertido ver a otra persona sufrir, es mejor que sufrir los golpes tú mismo, si no alaban, ellos podrían ser los próximos. Vladimir no se defiende, está en el suelo en posición fetal, recibe patadas y pisadas, se cubre la cara, pero no recibirá golpes ahí. Al final de todo, se limpia la ropa, se dirige al baño y se lava la cara, se observa en el espejo y llora, no por el dolor, si por la impotencia, se odia por ser tan cobarde.

En la noche, comen la cena normalmente, el no les dice nada. Al día siguiente, no va a la escuela, se desvía, pero un rato después regresa a casa, piensa en decirle a su madre que se siente enfermo, pero se detiene al oír los gemidos, se acerca un segundo a la ventana, no está bien cerrada, su madre no tuvo mucho cuidado esta vez, es solo un pequeño espacio, pero por el ve a su madre con otro hombre. Vladimir ha huido, está sentado sobre un árbol, observa a un pájaro darle de comer a sus bebes-Mi madre con otro hombre, ¿Por qué? ¿Ya no ama a mi padre? ¿Por qué demonios está pasando esto?-Vladimir decide olvidarlo, no dirá nada, seguirá su vida como siempre, se aguantara las ganas de llorar al ver a su madre. En la noche la cena sigue igual que siempre, Vladimir come de su plato con la mirada baja, no la levanta, no quiere ver los rostros de ninguno de sus padres. En la noche, mientras intenta dormir, escucha a su madre pedirle sexo a su padre, esta vez el acepta. Vladimir llora cuando los escucha.

En el colegio sigue pensando en ello a pesar de que trata de olvidarlo. Esta feliz por el hecho de que la escuela no envió una notificación a sus padres, pero además de eso, no habido notificación por los golpes que recibe, los alumnos se mantienen callados por miedo. Vladimir tiene un solo amigo en la escuela, igual de cobarde que él, también es golpeado, pero es mayor que Vladimir por 3 años. Ellos conversan en un pequeño espacio atrás de la escuela, pero no hacen nada más que llorar y quejarse, nunca discuten el hacer algo al respecto. Ambos son molestados en igualdad, reciben burlas con igualdad, son los objetivos principales. Pero esta vez ha sido diferente, Vladimir se resbala y cae al observar el arma que Denisov tiene en sus manos.

— ¿De dónde la sacaste? —Le pregunta asustado.
—Un vagabundo me la vendió, aunque no recibió mi dinero, tuve que hacer otra cosa, tuve que chuparle… ¿No es genial? Ahora podremos vengarnos, será grandioso. —Dijo sonriendo.
— ¿De qué estás hablando? ¿Estás loco? Iras a una correccional o hasta la cárcel.
— ¿Qué mierda importa? Esos malditos no merecen vivir, los matare, les disparare. —Dijo enojado, confundido, sudando, su cabeza no funcionaba bien.
— ¡Detente! —Grita Vladimir.

Vladimir y Denisov pelean por el arma pero el mayor gana, tiene más fuerza. Denisov le grita que no se meta en su camino, y lo patea en la cabeza, mareándolo. Denisov corre hacia la escuela, tiene el arma en su pantalón, los 3 bravucones siempre se quedan después de escuela, lo hacen para fumar cigarros. Leo, torres y el líder Daniel fuman marihuana, se la pasan después de cada calada, sonríen mientras conversan sobre cómo convencer a sus novias, Denisov se queda escuchando, oye que las han invitado a fumar con ellos, y que vendrán en unos minutos. Por lo tanto, Denisov, con una gran sonrisa en su boca, decide esperar, sus piernas ya no le tiemblan, esta sereno. Tres minutos pasaron muy lento, para Denisov y los bravucones, pero finalmente las chicas han llegado, todas tienen 15 años, son de la escuela y están en el mismo salón que los bravucones, ya que ellos han repetido dos años. Las chicas se niegan, pero ellos insisten y finalmente ceden. Las parejas se besan mientras fuman, se soplan el humo en las caras, y se besan sin despedir el humo.

—Enserio chicos, hacerlo aquí es extraño, solo besémonos. —Dice una de ellas sonrojada.
—No digan eso, vamos, será divertido.

Comienzan a desnudarse, se acarician sus sexos, Denisov respira hondo. Los hombres piden a las mujeres que se besen entre ellas, ellas aceptan divertidas y luego piden lo mismo, pero ellos rechazan la petición. Comienzan a tener sexo, lentamente pues ellas son vírgenes, todas se están viendo los rostros de dolor y se dan ánimos entre ellas, mientras los hombres se felicitan por haberlo logrado. Denisov se levanta, observa a Vladimir acercándose, pero aun está lejos, tiene tiempo de hacerlo. El niño grita, las parejas lo oyen, las chicas se asustan al ver el arma, pero los hombres se ríen, están seguros de que el cobarde no lo hará. El cabello negro cubre los ojos del niño, mueve su mano para arreglar su pelo, apunta con la pistola, los hombres siguen riéndose, Daniel se acerca a Denisov pero se detiene cuando este grita.

— ¿Qué crees que haces mierdecilla? ¿Ah? Responde porquería. —Grita Daniel.
—Es la hora de la venganza. —Responde serio.

Denisov dispara entre los ojos de Daniel, las chicas gritan-¿De verdad creyeron que no sabía cómo usar esto? Practique bastante, no deja huecos en esto-Todos corren, pero Denisov logra abatir a la novia de Leo… No está muerta, pero su pierna derecha esta herida, pide ayuda, agarra la pierna derecha de Leo, pero este la patea en la cara y sigue corriendo. Denisov los persigue, nunca antes ha corrido así, pero la emoción le da una gran energía. Alcanza al grupo, el grito de Vladimir no lo detiene y mata a Leo y Torres. Denisov sonríe, llora de alegría, por fin se vengó-No pienso ir a la cárcel, o a una correccional, yo estoy bien, ellos estaban mal y yo solo hice justicia, si eso es-Se apunta con la pistola en la sien, dispara pero las balas ya se acabaron, Vladimir respira aliviado en ese momento, pero Denisov saca otro cartucho, recarga la pistola y se suicida ante la mirada mojada de Vladimir.

La policía ha llegado a la escena, el padre de Vladimir le pregunta qué fue lo que paso, pero él no puede responder. En casa, Vladimir no sale de su cuarto, aun no puede creer lo que paso. La escuela ha cerrado por una semana, Vladimir aprovecha para pasar el tiempo durmiendo, pero su madre está muy molesta aunque no le expresa, ella misma no entiende como puede odiar la presencia de su hijo, no entiendo como lo odia por bloquearle el sexo. Para su suerte, su amante la cita en su propia casa, el dueño del local partirá de viaje por un mes. Vladimir, sin saber porque, ha seguido a su madre, intenta escuchar y grabar, pero solo lo primero logra. Ivanka abraza a Tyron, lo besa en la mejilla.

—Tyron, eres asombroso. —Dijo ella casi sin aliento.
—Jaja Tú también, eres muy buena.
— ¿De verdad te irás? —Pregunta ella entristecida.
—Si, he conseguido una beca, iré a vivir a Holanda, partiré en dos semanas.
—Llévame contigo. —Le pide soñadora.
— ¿Qué?
—Estoy enamorada de ti, quiero abandonar a mi esposo e irme contigo.
—jajaja, estás loca ¿Qué hay de tu hijo?
—Lo dejare también, no puedo más, necesito estar contigo, solo tú me haces feliz.
—Está bien, te llevare conmigo.

Vladimir llora contra la almohada, no puede entender el porqué, está confundido y triste. En la cena, una vez más mira al suelo mientras come. Los días pasan rápido, la escuela vuelve a abrir, Vladimir asiste, sigue con la mirada baja, todos los alumnos le gritan asesino, el intenta explicarse pero nadie le oye, todos los consideran cómplice. Uno de ellos dice que es estúpido acusarlo, no hay pruebas de ellos, pero siguen molestándolo. Finalmente paran, Vladimir se siente mejor, pero los problemas vuelven a golpear. Su madre lo ha dicho, en la cena, frente a frente con Bogdan. Hace sus maletas, ella se marcha sin dar oportunidad a una réplica, sale por la puerta, se despide y se sube a un taxi. Bogdan ordena a su hijo ir a su cuarto y dormir, que no se preocupe, que mañana le dará dinero para que se compre una cena.

El taxi ha llegado al aeropuerto, Ivanka baja y entra corriendo, toca el hombro de Tyron, el voltea y en ese momento una joven de no más de 23 años llega y besa con amor a Tyron.

— ¿Qué pasa? —Pregunta Ivanka.
—Lo lamento, pero ¿De verdad creíste que te llevaría conmigo? Estas vieja, no necesito eso, solo jugaba contigo, llevare a Lucia, Adiós. —Se despide Tyron.
— ¿Quién es la señora? —Pregunta Lucia curiosa pero algo indiferente.
—Nadie importante. —Responde Tyron con una sonrisa.

Ivanka está en Shock, quiere llorar pero no puede, el mundo se le ha ido encima, sus propias decisiones la sepultaron bajo la tierra. Regresa a casa, caminado, no tiene dinero para un taxi, la lluvia cae imponente, abre su paraguas y llora bajo la lluvia. La puerta de la casa Khazin es tocada, Bogdan abre la puerta, Ivanka le dice que fue engañada, que lo siente, que por favor la tome devuelta.

— ¡No! —Grita serio y dominante Bogdan.
—….
—Que te vaya bien, Adiós…

—Mi madre se fue, nunca pudimos volver a ser una familia.
—Se lo que se siente perder a una madre, la mía murió ante mis ojos. Aunque no puedo entender completamente tu situación.
—No necesitas hacerlo. Continuare.

Después de eso, mi carácter cambio, tenía que comprar mi comida, debía mantener la casa limpia a la par que hacia mis tareas. Mi padre nunca se volvió a cazar, ni contrato a una mucama, no teníamos suficiente dinero para ello. En la escuela siguieron molestándome, pero con el tiempo las burlas pararon. Ya no tenía miedo de enfrentar las cosas, rompí con una enamorada, yo ya no sentía nada y le termine, ella lloro pero, fui lo suficientemente valiente para enfrentarla. Nadie me volvió a molestar, me defendí de aquellos que trataron, me hice dar a respetar. Una noche…

Vladimir camina por la calle, es de noche, regresa de su trabajo. Ha cumplido 19 años, se apresura a llegar pero un disparo lo detiene, se arrodilla, su hombro izquierdo le duele. Un ladrón corre hacia él, intenta arrebatarle la mochila que lleva, lo logra y sigue corriendo. Saliendo de esquina, un policía, grita alto, pero el ladrón le dispara en el pecho, para luego rematarlo disparándole en la cabeza cuando el oficial ya estaba en el suelo. Vladimir corre hacia el cadáver, pensando lo peor, diciéndose que no, que solo vio mal, pero observo correctamente, su padre está muerto. Vladimir llora su cadáver, golpea al suelo, coge su arma, corre tras el ladrón, pero fue en vano, no lo encontró. Después del entierro de Bogdan, Vladimir decide unirse a la policía, el jefe era buen amigo de su padre, le dio el trabajo sin pensarlo dos veces…

…Supere muchos retos con gran velocidad, atrape a muchos criminales, entre ellos el asesino de mi padre. A pesar de las ganas, me detuve, no lo mate, ahora paga cadena de por vida. Al ser un ladrón y asesino, lo fue por mucho tiempo, es por ello que está en la cárcel bajo tierra, donde hace trabajos forzosos y recibe castigo, probablemente sea condenado a la silla. Luego me volví guardaespaldas, fue contratado por tu padre. La paga era buena por lo tanto acepte.

—Kuric… Lamento no haber estado ahí para proteger a tu madre. —Dice culpable.
—No te culpes Maestro, no es culpa de nadie, solo de esas bestias. Pero no te preocupes-Con una sonrisa—Los matare a todos.

Vladimir es el quinto en pasar por la cirugía, es el que mejor soporto el dolor, las cinco horas fueron muy dolorosas, pero él lo soporto sin sangrar ni gritar. El tuvo una reacción diferente a las demás, los cazadores suelen sentir deseos de bañarse, beber agua y dormir, y las cazadoras suelen tener el cuerpo caliente y excitado, suelen bañarse con agua fría o tener sexo. Pero Vladimir tuvo otra reacción, simplemente siguió normal, no tuvo ninguna reacción, todos se sorprendieron por ello. Estudiaron su cuerpo con tal de encontrar la razón, sucede que su cuerpo tomo a la perfección las micro maquinas, se fusionaron al 100 % con sus órganos y músculos, fue un éxito rotundo. El mejor cazador ha nacido.

—Eres genial, maestro. —Felicita Kuric.
—Jajaj. Claro que sí. —Responde vanidoso.
—Volvamos a entrenar, quiero mejorar más.
—Muy bien, sigamos.

Ambos pelean con sus espadas, Kuric ataca con todo lo que tiene pero no logra poner en riesgo a su maestro, Vladimir lo domina con facilidad. Kuric aprendió un movimiento especial con relativa facilidad, consiste en girar con la espada, dar golpes con la fuerza del movimiento, y cuando el oponente retrocede, patearlo en la pierna y quitarle el equilibrio.

—Maestro. —Pregunta Kuric con los ojos entrecerrados.
— ¿Si?
— ¿Ese movimiento, de qué me servirá contra los híbridos?
—Pues…. Tal vez no lo de la patada, pero si los movimientos giratorios.
—Tienes razón.

Vladimir le enseño el movimiento y por ello nunca le funciono contra él, pero en torneos de esgrima, por deporte, Kuric uso ese movimiento varias veces, gracias ello logro vencer y ganar muchas medallas y trofeos, al ser heredero de Miroska debe tener muchas cualidades. Ambos se dirigen al estadio subterráneo, ahí pueden practicar con robots que tienen la información de las bestias, por eso son idénticos a ellos y se mueven exactamente como ellos lo harían, así Kuric gana experiencia sin ir al campo de batalla donde puede perder la vida. Deciden caminar, disfrutar del buen día que está haciendo. Entran a una cafetería, Vladimir se dirige hacia la barra, una Ginoide, su cuerpo es muy similar a la de los humanos, pero su piel sigue siendo metálica y no posee cabello, ella le da los buenos días con una voz robótica, hace una reverencia y le pregunta que va a ordenar, pide dos tazas para llevar junto con tres tajadas de pastel de chocolate. La Ginoide enciende la maquina, los granos son molidos, el café sale y otra máquina le echa crema encima, luego corta las respectivas tajadas del pastel, entrega los envases y las tajadas sobre un plato biodegradable. La Ginoide llamada Jena le agradece por su compra, hace otra reverencia y sonríe, Vladimir le da las gracias al igual que Kuric, ambos salen mientras comen.

—Cada día es más usual ver Androides. —Comenta Vladimir
—Ya lo creo, antes eran una minoría pero ahora es normal verlos como trabajadores.
—Dime Kuric. ¿Qué piensas de ellos? —Pregunta con un deseo de escuchar algo malo.
—Son muy serviciales, no tengo nada contra ellos. —Responde Kuric tranquilo.
—Solo espero que no sea como en esas antiguas películas de ciencia ficción.
—Dudo que quieren dominar el mundo, después de todo han sido creados para servirnos.

Finalmente llegan a la base, ya se hizo de tarde. Kuric dice un comando de voz, a Vladimir le duele la cabeza solo de escuchar todas las letras y números que Kuric acaba de dictar, se pregunta a si mismo que tanto entrara en el cerebro de ese niño. Se paran en las escaleras, estas se mueven por si solas, todo está oscuro pero hay unas luces al lado de cada escalón. Vladimir dice que la tecnología nos está haciendo más flojos, que ha visto películas donde la gente en realidad bajaba las escaleras por si solos, pero que aun así, agradece haber nacido en estos tiempos. Finalmente han llegado, son recibidos por otra Ginoide, ella es mucho más humana que la vieron en la cafetería; Tiene cabello y piel, además de tener una voz humana. Ellos no se dan cuenta de que es una Ginoide, Vladimir incluso trato de seducirla, no notaron nada hasta que ella les dio la espalda y en su cuello se vieron dos espacios para conectar cables y dispositivos. Ninguno de los dos puede creer lo realista que es, le preguntan su nombre, ella les responde que se llama Susie y que es un androide de la última generación.

—Con esta apariencia, es más fácil para las personas el tratarnos. Muchos tienen algo de miedo a los modelos antiguos, les parece extraño sus apariencias, pero se espera que con mi generación, ese pequeño miedo desaparezca y nos acepten como iguales. Sueño con que algún día, seamos parte de vuestra sociedad. Por favor, Amo y compañero, síganme.

Susie los guía al estadio de entrenamiento y con una sonrisa les dice:

—Espero que disfruten su estancia y lo que tenemos para ofrecer, eso me hará muy feliz.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons