Follow by Email

miércoles, 19 de octubre de 2016

God of the Elements: 18


Leer con dibujos en : http://www.tumangaonline.com/biblioteca/novelas/19802/God-of-the-Elements

CAPITULO 18

ARCO: TORNEO DE DOJOS

PARTE 10 Y FINAL

LA GRAN FINAL

DANTE MAGNO VS KAYO AZOTO

Ya en el ring, Dante y Kayo se miran fijamente, sonriendo.

—Por fin nos vemos Magno. He esperado esto por mucho ya.
—Ha sido menos que un día.
—Y eso ya es mucho.

¡KAYO! ¡KAYO!

—Como era de esperar, la gente está de mi lado.
—No me importa que estén de tu lado, yo ganare. Solo me necesito a mí, solo me valgo de mi mismo. No he venido hasta acá para irme con las manos vacías, y es más, quiero destruir tu oportunidad de ganar tu último torneo.

La gente ha hecho sus apuestas, Kayo lidera con un abrumador 95%. El domo es reforzado, cubre el ring. Dante hace la misma posición que con Kenshin, mano izquierda delante y puño derecho algo más atrasado. Dante viste su camiseta negra y sus pantalones del mismo color. Su mano derecha es vendada, su mano izquierda tiene un guante negro con un agujero en forma de rectángulo en el dorso.

Kayo, por su parte, tiene unos pantalones negros, pero se ha quitado la casaca y la camiseta. Levanta los brazos y muestra una imponente espalda.

La campana suena, la batalla final empieza.

Los truenos se han intensificado, Kayo avanza a gran velocidad, se mueve en zigzag a una sorprende velocidad—Que gran velocidad...Pero—El directo de Kayo es desviado con un manotazo de la mano izquierda y Dante contraataca con un derechazo pero Kayo lo evade y piensa—No eres tan bueno—Un intercambio de golpes empezó. La velocidad, precisión y potencia de cada golpe eran de alta clase, esquivaban y golpeaba a una velocidad tremenda. Directo de Kayo, gancho, directo, jab, gancho una vez, todas esquivadas. Parece que están igualados en velocidad, no, Kayo manda a volar a Dante con un directo. Dante viaja a gran velocidad, pero se recupera y se deja caer con sus manos, aterrizando de esa forma.

Dante se ha puesto de pie, Kayo vuelve a atacar, un nuevo intercambio de golpes. Se lanzaron seis y solo impactaron dos en cada uno. Patada de Dante a la pantorrilla, Kayo se arrodilla por el golpe, la rodilla derecha de Dante busca impactar en su cabeza pero los brazos cubren bien. Kayo retrocede y mantiene la distancia con jabs, Dante intenta una vez la patada a la pantorrilla, el campeón vuelve a caer pero desde el suelo un potente Uppercut manda a Dante a volar una vez, el Magno gira en el aire y cae de pie. Se siente mareado por el golpe pero logra mantenerse.

Kayo carga con una ráfaga de directos y ganchos, dos impactaron en la cara y estomago de Dante, los demás fueron absorbido por sus manos. Dante tiene problemas para desviar los golpes de Kayo, son demasiado rápidos, pero mientras más pasa el tiempo, más lentos se vuelven, no es que Kayo se canse, Dante evoluciona.

Kayo se mueve de lado a lado dejando muchas imágenes residuales con mucho presencia, los ojos de Dante ven a 140 rivales, no distingue al real y recibe un zurdazo al rostro. Dante escupe sangre, ataca con jabs, luego una patada ascendente, una vez que Kayo retrocede para evadir el golpe, ataca con un puntapié al tobillo derecho, causando que el campeón baje su guardia por el dolor y seguido ataca con un rodillazo bomba al rostro (Khao Yao) La cabeza del campeón retrocede violentamente y luego su cuerpo es enviado por la potencia hacia atrás, aun en el aire, Dante no ha terminado, vuela hacia él y golpe con un rodillazo volador (Khao Loi) a las costillas de Kayo, el cuerpo del campeón es empujado hacia el techo del domo, y en lo más alto, Dante lo tira hacia abajo con una patada, el cuerpo de Kayo deja un gran agujero.

Dante desciende, pero no había llegado al suelo cuando Kayo lo ataco con un Uppercut, el cuerpo de Dante golpea el techo del domo y cae al suelo como si hubiera sido una pelota que rebota. Aun así, el Magno se levanta rápido y lanza una bola de fuego, Kayo la evade, luego lanza dos bolas de fuego más, pero también son esquivas. Dante recibe cinco golpes al torso por parte del campeón, pero contraataca con un clinch y un rodillazo al rostro.

—Esto ha sido muy divertido, Dante.
—Si que lo ha sido.

Dante vuela alto, gesta una bola de fuego que luego crece mucho en tamaño. Técnica: Omega Fire Ball. La enorme bola golpea todo el cuerpo de Kayo. Una cortina de humo se crea por el ataque, Dante ha descendido y busca al campeón con la mirada, pero Kayo aparece tras el—¿Qué? —Un potente directo bañado en truenos golpea la espalda de Dante, el magno sale disparado contra la pared del domo, cae y se levanta rápido, lanza cuatro bolas de fuego que van muy juntas, Kayo avanza y las bolas se distancian y lo buscan, el campeón las evade y en ese instante Dante lo golpea en la nariz, fracturándolo. Kayo contraataca con un derechazo ascendente a la mejilla, Dante siente el golpe y retrocede. El campeón levanta la guardia. Dante cambia de posición.

Dante inhala y exhala. Comienza a saltar ligeramente en su sitio, pasa rápidamente su nudillo por su filtrum, cambia los saltos, ahora son de atrás a adelante.

—“Be Water My Friend” —Dice Dante señalando a Kayo.
— ¿Qué? —Pregunta muy confundido.
— ¡Bruce Lee! ¿No lo conoces? Es una reliquia. Una televisora obtuvo algunos videos que pasaron por el portal de otro mundo, y las emiten diario en el canal de artes marciales. Estoy imitándolo, es divertido.
—Ya veo.

Kayo ataca con un directo pero una rápida patada de Dante desvía su puño, el mismo pie izquierdo golpea la rodilla del campeón, luego las costillas y por el ultimo la sien. Dante hizo unos extraños gritos cuando golpeaba. Kayo volvió a atacar, pero paso lo mismo, las patadas de Dante se hicieron más rápidas y desviaban cada golpe para luego golpear rápidamente tres partes del cuerpo de su rival, y Dante siguió haciendo esos extraños ruidos agudos. Kayo volvió a intentarlo pero Dante respondió igual, pero esta vez añadió una patada giratoria que casi desmaya al campeón. Kayo retrocede y mira a Dante serio.

El Magno crea una bola de fuego su mano izquierda, el campeón crea una de truenos en su mano derecha, ambos avanzan y sin soltar las esferas, estas se golpean mutuamente causando una gran explosión que los impulso hacia atrás con vehemencia. Cayeron como muertos pero se levantan llenos de vida.

Ambos se miran, cansados, heridos. Es más claro el cansancio de Kayo.

— ¿Cómo puedes golpear tan fuerte Magno? —Pregunta el herido campeón.
—Dijiste que tu maestro mato a un oso bestia de 5 metros con un solo golpe, pues…Yo mate a uno de 6 metros cuando tenía 11 años.
—Jajaja. Así que no has estado peleando al máximo y aun así, estoy en esta condición.
—Este será el último ataque Kayo.
—Si, ya no puedo más.

Dante retrocede volando de espaldas, Kayo los sigue, pisa firme e intenta golpear pero, una gran llama detiene su avance, quema su cuerpo completo.

— ¿Qué demonios? —Se pregunta Kayo.
—Oh! Eso…Técnica: Minas de Llama. Veras, cuando aterrice de manos al inicio de la batalla, en ese momento las plante, y durante los últimos momentos estuve dirigiéndote aquí, ahora ya las has pisado y ahora, la batalla es mía.

Dante ataca con un rodillazo potente al rostro, Kayo se marea, su cerebro casi se apaga, pero el ataque aun no acaba, una potente patada zurda al cuello derriba a Kayo. Los enmascarados miran fijos y una persona en lo más alto del estadio, sonríe.


La batalla ha finalizado. Los presentadores entran al ring, le entregan a Dante el trofeo y el dinero por la victoria. Le piden algunas palabras pero él se niega. Regresa a sus asientos, su gente lo esperan sonrientes.

Minaya corre hasta el, lo abraza con fuerza y lo felicita con un beso en los labios. La gente aplaudía la victoria y el nacimiento de un nuevo campeón. Dante dice que quiere ir al baño. Afuera, la noche ya ha llegado, una noche fría, muy fría. Minaya ha sentido la misma sensación que hace 10 años. Gira y observa a una persona en lo más alto del estadio, saliendo por una puerta, reconoce en él un cabello azulado. Minaya se mueve rápidamente hacia él, antes de perderlo de vista.

— ¡Vergil! —Grita.
—Hola.
— ¿Por qué? —Pregunta Minaya con la mirada baja, lagrimeando. — ¿Por qué? ¿Por qué mataste a Papá y Mamá?
—Por que los odiaba. —Responde con una voz suave— Los despreciaba. Eran débiles y se atrevían a tener superioridad sobre mí, me ordenaban, me regañaban. Eran basura y se atrevían a cuestionarme. Solo me quite un peso de encima. Eran débiles.
— ¿ENTONCE POR QUE NO ME MATASTE? —Ha grito Minaya con muchas lagrimas por su rostro. — ¡Yo soy la más débil! ¿Tienes idea de cuánto sufrí? ¡Los vi muertos! ¡Los amaba y estaban muertos!...Frente a mí, tuve que ver cómo eran enterrados. Llore por muchos días, sufrí por meses. ¡Los mataste!


TE ODIO TE ODIO TE ODIO. ¡LOS MATASTE! Siento un profundo odio por ti y aun así, a pesar de que te tengo frente a mí, aun así, no puedo…No puedo mover un solo musculo. Quiero matarte, quiero destruir tus órganos vitales y verte perecer Y NO PUEDO. A ti se te hizo tan fácil asesinarlos y yo no puedo hacer nada para calmar mi sed de venganza. ¿¡PORQUE!? ¿Por qué te odio tanto y aun así no puedo matarte? Destruiste mi vida y…. Yo no puedo hacer nada. —Con una voz baja Minaya vuelve a preguntar— ¿Por qué?

Una persona en capucha negra no está muy lejos del lugar, está en un callejón, ha escuchado todo a la perfección. —Creo que es obvio. Porque se aman. —Vergil abandona el lugar sin decir nada, y se reúne con la persona de capucha en el callejón.

— ¿Por qué no la mataste, Vergil? —Pregunta una voz masculina y joven.
— ¿Ya no te lo dije, Mitt? Quería saber si ella podría alcanzarnos.
—Me refiero ahora.
— ¿Huh?
— ¿Por qué no la has matado ahora? Lo has visto. Ella no tiene el potencial para ser como tú y Dante. Solo deberías matarla ¿verdad?
—Es una pérdida de tiempo.
—Yo creo que es porque la amas.

Vergil ha agarrado del cuello a Mitt y lo ha puesto contra la pared con mucha fuerza.

—NO. NO. NO LA AMO. ¡No te atrevas a decirme débil otra vez! —Ha gritado Vergil.
—No te he dicho e…
— ¡Acabas de decir que tengo sentimientos! ¡NO SOY DEBIL! Repítelo y me comeré tus entrañas. Dime débil una vez mas y te hare desaparecer.
—Lo lamento…Suéltame—Dice Mitt casi sin aire.
—Regresemos Mitt—Dijo Vergil, más calmado.

El maestro Zackye, Mila y Ayube están afuera esperando a Dante. Minaya, luego de limpiarse las lágrimas, luego de golpear la pared, se une con ellos. Dante sale del baño y se encuentra a dos hombres enmascarados.

— ¿Quiénes son ustedes? —Pregunta Dante.
—Mi nombre es Zokia. —Dice el más bajo de los dos, mientras se quita la máscara blanca mostrando un rostro joven, frio, con el cabello negro con un mechón aun más negro. El hombre tiene unos ojos muy similares a los de un gato, son verdes.


—Y yo me llamo Alex Togo—Dice el más grande, también quitándose la máscara, dejando ver un rostro grueso, alegre e inocente, con el cabello alborotado.


— ¿Y qué es lo que quieren?
—A ti, Dante Magno—Dice Zokia.
—Lo siento, pero no bateo de ese lado.

Dante intenta avanzar, pero la mano derecha de Zokia se coloca en su estomago.

—Ya lo intente por las buenas, ahora será por las malas—Dijo Zokia serio.

Unas sombras lastiman el estomago de Dante, haciendo escupir mucha sangre, un impulso hace a Dante salir disparado hacia atrás, rompiendo el muro frontal del baño, para seguir de largo destruyen los demás muros y acabar contra la pared de un callejón. Dante levanta la vista, muy lastimado.

—Te llevaremos con el capitán Yakuza. —Dice Zokia, serio.
— ¿Yakuza? —Pregunta Dante, para después recordar las palabras de Zackye: “El que mato a tu padres, probablemente fue Yakuza”. —Ya veo.


En el otro extremo, el Dojo Tsubame Gaeshi y Minaya oyen el ruido que ha producido el ataque a Dante, intentan moverse hacia el ruido pero son detenidos por una mujer enmascarada. Esta mujer avanza confiada hacia ellos, se para cerca y les bloquea el paso. Se quita la casaca blanca que la cubre, luego se quita la camiseta que tiene bajo ella dejando su cuerpo desnudo, también se quita la máscara dejando ver a una mujer atractiva, de cabello negro, ojos del mismo color, y con una corte en su barbilla. A su vez, ella lleva una espada que coloca sobre su hombro.


—Ah! Así debe ser, así me siento bien. ¡Ustedes! No los dejare pasar.

FIN DEL ARCO Y FIN DEL VOLUMEN 2

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons