Follow by Email

miércoles, 19 de octubre de 2016

God of The Elements: 19




CAPITULO 19

¡NO SEAS TAN ARROGANTE!

Un callejón oscuro en la noche, lleno de botes de basura, iluminado levemente por unos focos, luz que va creciendo con forme la hora avanza.

Dante se levanta del suelo, escupe sangre y casi se cae al no poder mantenerse en el suelo con firmeza. Mueve su cabeza de lado a lado y se golpea las sienes con sus palmas. Logra pararse sin dificultad.

—Ja. Eso… sí que me dolió. —Dice con una gran sonrisa.
— ¿Vendrás por las buenas? —Pregunta Zokia.
—Naaaa. ¡Por las malas!
—Ya veo. Togo, encárgate.

El hombre de 1.95 se quita la casaca y la camiseta bajo ella, dejando ver unos músculos grandes e imponentes. Dante hace lo mismo, deja caer su camiseta negra la cual tenía incrustados por dentro pequeños pedazos de un metal negro. Al caer la camiseta crea un cráter. —Ah! Me saque una tonelada de encima—Dice Dante al ponerse en guardia.
—Me llamo Alex Togo. Mi elemento es la tierra. —Dice sonriendo inocentemente.
—Me llamo Dante Magno, y me importa una mierda quien seas y tu elemento.
—No eres muy amable. No quiero lastimarte pero, es mi deber.
—No te la pondré tan fácil, grandulón.
—Terminara rápido, te ahorcare hasta dormirte.
—Quiero verte intent….Aggh. (Es más rápido de lo que pensé)

Ha sido atrapado por la espalda, pelea por soltarse, ataca con codazos al torso de su enemigo, pero no tienen efecto, el cuerpo de Alex Togo es muy duro.

—No te resistas, no quiere partirte el cuello por error. —Dice Alex temeroso.
—Esto…no…me…gusta. 100%

Dante ha liberado toda su energía y a gracias a esto ha logrado zafarse. Inmediatamente se aleja de Alex volando. Togo está sorprendido de que haya podido liberarse. Las llamas en sus puños, pies, cintura y cuello tienen un color profundo y luminoso.

—Ahora iré con todo. ¡Vamos! —Exclama emocionado.

Dante se mueve a toda velocidad, ataca con ráfagas de patadas, pero Togo no las esquiva, ha levantado la guardia y recibe todos los golpes. Confía mucho en su resistencia. Dante sigue atacando con ráfagas de patadas que crecen en velocidad y fuerza. Evoluciona.

—Me están doliendo. Imposible. Debo empezar a atacar. —Piensa Togo.
— ¡Ora! ¡Ora! ¡Ora! ¡Ora! —Grita Dante eufórico.

Togo desaparece de la vista de Dante, entro bajo el cemento. Bajo tierra se mueve buscando el momento adecuado. Dante se queda quieto, y apenas oye el ruido de la tierra abriéndose, evade el ataque. — ¡Eres muy lento grandulón! —Le grita sonriendo.

La capacidad de reacción de Dante es excelente, Togo se siente en problemas, entra bajo tierra, Dante coloca minas en el suelo, Togo emerge para luego golpear el estomago de Dante con un derechazo. El Magno escupe sangre, siente un gran dolor, pero no es suficiente. Dante agarra del pelo a Togo y lo golpea con un rodillazo potente en la cara, el cuerpo de Togo cae al suelo con vehemencia, las minas se activan y queman su cuerpo. Dante desciende y golpea con un rodillazo directo al estomago de Togo (Khao Trong) Aun así, Togo logra golpear a Dante con un puño gigante de tierra que emergió del suelo. Alex logra ponerse de pie.

—Sí que eres resistente grandulón.
—Tus golpes me duelen mucho.
— ¿Por qué sonríes? Es raro.
— ¿De qué hablas? Tú también sonríes.
—Yo sonrió porque estoy disfrutando esto, pero tu sonrisa es diferente.
—Mi Mami dijo que siempre debo sonreír.
—Ah. Ok.

Dante vuele hacia él, su puño derecho se dirige directo a Togo, este levanta la guardia, pero Dante estira su brazo izquierdo lateral a su cuerpo y unas llamas lo impulsan hacia la derecha causando que se mueva al lado izquierdo de Togo, para después golpearlo a la sien donde la guardia no llego a cubrir. Togo se tambalea. Dante ataca con un rodillazo derecho voladora a la frente, luego otro rodillazo a la sien, a la boca, Dante agarro de Togo del cabello y lo golpeo una y otra vez con rodillazo en la cara. Los ataques cesan, Dante retrocede un poco, Togo está quieto, de pie, con la mirada desviada.

—Lo siento grandulón. Es hora del final.

Khao Yiap: Rodillazo fulminante escalando el muslo del rival. Dante pisa con el pie derecho el muslo izquierdo de Togo, para luego golpear con un rodillazo zurdo al rostro. Togo cae inconsciente a los pies de Dante y la pelea termina. Su cuerpo era resistente, pero su cabeza no lo era tanto, Dante se dio cuenta de esto cuando conecto el primer golpe, la diferencia de defensa era grande, por lo tanto concentro todos sus ataques importantes en ese lugar, cuando la cabeza está débil el cuerpo no funcionara bien.

—Pensé que me costaría más. Su cabeza no era tan dura y mucho menos controla bien su elemento. ¿Esto es un militar? Creo que me volví demasiado fuerte. Dime. ¿Ahora sigues tú, verdad ojos de gato?
—Sí. Supongo que es mi turno. —Dice Zokia para luego moverse hasta el cuerpo de Togo, lo cargo en brazos y se movió de nuevo al agujero en la pared y lo dejo ahí.
— ¿Qué? —Se pregunto Dante en su cabeza— ¿Se tele transporto? No, no es eso. Simplemente se movió demasiado rápido.

Zokia le da la espalda pues se está asegurando de la condición de Togo. Dante vuela hacia él y ataca con una patada derecha que es bloqueada por el brazo derecho de Zokia. Dante se sorprende de que sea su pierna la que ha salido mal parada.

—Comencemos, Magno. —Dice mientras envuelve sus puños y pies con sombras.
—Claro. Quedaras igual que t…

No termino de hablar cuando ya había sido empujado contra la pared por un golpe en su pecho. Hasta la entrada del estadio se oyó el ruido, Minaya sintió que Dante estaba en peligro, por lo tanto intento moverse rápido, pero la mujer con la espada le dijo que no la dejaría pasara. Minaya cargo energía en sus dedos, se preparo para atacar, pero el Maestro Zackye la detuvo poniendo su mano en su hombro. Le dijo que no sea imprudente, que no ataque, le explico que ni siquiera peleando los cuatro podrían hacer algo. Ayube y Mila tenían el mismo sentimiento que Minaya, pero también fueron detenidos por el maestro. —Confíen en el—Les dijo serio.

Dante no podía levantarse por más que quería, su cuerpo no reaccionaba.

—Dudo que puedas moverte—Dice Zokia serio—Eres inferior.
—Solo estoy pasando por dificultades técnicas. ¡Yo ganare!
— ¡No seas tan arrogante!

Zokia levanta a Dante del pelo y comienza a golpear con una ráfaga de zurdazos al estomago, el Magno no tarda en escupir sangre y gritar de dolor. Por más que intenta, sus extremidades no responden. Zokia sigue golpeando y golpeando.

— ¿Qué pasa? ¿Qué pasa Magno? ¿Es todo lo que puedes hacer? ¿Servirme de saco?

Los golpes de Zokia eran potentes, Dante no deja de gritar de dolor, pero aun así, esta sonriendo. Lo cual molesta a Zokia quien sube la potencia de cada golpe. Conforme pasan los segundos se da cuenta de que sus golpes cada vez tienen menos efecto. Lo había notado antes pero ahora está seguro, el Magno evoluciona constantemente.

—Supongo que debo usar más fuerza. Liberar restricción.

Un agujero se abre en los pantalones de Zokia, y por el emerge una cola negra. De su cabello emergen dos orejas de gato.

— ¿Un Alíen? —Pregunta Dante como puede.
—Déjame presentarme. Me llamo Zokia Yakuza, y soy un Bakeneko.
— ¿Yakuza?
—Mako Yakuza es mi padre.
—Ya veo. ¿Entonces qué harás ahora? ¿Arañarme?

Zokia golpea con un rodillazo al estomago, luego lanza a Dante contra el suelo.

—Lo lamento, pero no tengo Whiskas—Dice Dante mientras escupe sangre.

Zokia avanza rápido y lo patea en el suelo mandándolo lejos, para luego volar hacia él y tirarlo al suelo con un codazo potente. Luego desciende y lo pisa con fuerza en el pecho, y después pisa su cara dos veces. La sangre sale de la nariz de Dante, ve borroso, escupe sangre, todo su cuerpo le duele pero aun así dice: “No tengo atún”. La mirada fría de Zokia se llena de furia y enojo hacia su rival.

— ¿Cómo puedes burlarte en tu condición? —Dije molesto— ¡No eres nada más que basura ante mí y te atrevas a no tomarme enserio! —Ha gritado.
—Jajaja. Miau…Miau.
— ¡Suficiente! ¡Liberación total!
— ¿Libera qué?


El cuerpo de Zokia se envuelve en sombras. Los ojos de Dante están abiertos, es la primera vez que observa una liberación total, ni siquiera su maestro lo había logrado. Cuando los golpes dolían menos gracias a su habilidad de evolución, ahora vendrán con el triple de fuerza y velocidad.

Zokia levanta a Dante del cabello y lo golpea con codazos a la nariz. Luego lo agarra de la cabeza y lo golpea con rodillazos poderosos capaces de asesinar, luego lo lanza lejos. Dante cae, pero sorprendentemente se levanta, sonríe emocionado, pero no pasa nada de tiempo para que la sonrisa se borre y cambie a una mueca de dolor cuando un rodillazo golpeo su espalda. Aun así, Dante se queda en pie, ni siquiera él sabe como lo está logrando.


Zokia decide subir un poco más la potencia, dice— ¡Noche! —De pronto el callejón alumbrado por la luz de algunos focos se envuelve en total oscuridad. Dante no logra ver nada, ni siquiera sus propias llamas. Lo único visible son los ojos de Zokia.


Dante piensa que tal vez pueda oír su respiración u olerlo para saber dónde está. Pero nada de nada. Se siente en otra dimensión, ha olvidado el día, la hora, el año, ha olvidado todo lo que sabía sobre el mundo. Se siente mareado, no sabe donde esa la derecha, la izquierda, arriba o abajo. Camina pero, no sabe si avanza o retrocede. No escucha su propia respiración, no siente su cuerpo, nada.

Despertó. Dante ha regresado al callejón, Zokia está frente a él. Dante mira su cuerpo pues lo siente aun más pesado, se da cuenta de nuevas heridas en el. Se desploma de cara sobre el suelo, escucha los pasos de su enemigo, gira con gran dificultad y se pone boca arriba. Ve a Zokia mirándolo satisfecho.

—Ahora te llevare con el capitán, Magno.
—Sabes. Creí que no podría utilizar esto. —Dice suavemente, le duele hablar.

Dante agarra la pierna izquierda de Zokia con su mano derecha y dice: ¡Hell! Inmediatamente después el cuerpo de Zokia Yakuza se ve cubierto de llamas, de pies a cabeza un fuego potente lo consume, su ropa se chamusca. Zokia “explota”.

— ¡¿Cómo has podido lastimarme?! ¡Estas casi muerto y aun así me has dañado!
—Jaja. Gato a la parrilla.
— ¡Suficiente! ¡Estoy harto! ¡MUERE!

Las garras en la mano zurda de Zokia buscan cortar el cuello de Dante, pero una mano la detiene antes de que bajara y una voz melodiosa dice: —Suficiente— Zokia mira aterrado frente a él a Dessena Magno.

— ¿Po-porque estás aquí? —Dice Zokia aterrado.
—Sera mejor que te alejes de mi nieto a menos que quieras morir. —Dice calmada.
— ¿Qué es esto? —Pregunta Zokia—Dessena Magno preocupándose por alguien débil.
—Hay una diferencia entre débil y en proceso. Tiene mucho potencial escondido.

Zokia recoge el cuerpo de Alex Togo, y se va a toda velocidad. Dessena se acerca a Dante seguida de otra mujer, una mujer hermosa, negra y con un ojo dorado y otro rojo. Ambas están vestidas con traje y corbata.


— ¿Te encuentras bien, Dante? —Pregunta Dessena con un rostro entre la tristeza y la alegría. Esta triste de ver a Dante en esa condición, pero feliz de volver a verlo.

— ¿Abuela? —Dice poniéndose limpiándose la sangre y poniéndose en pie para luego gritar de dolor. —Hola…


—Te molesta que te haya salvado, lo sé. De seguro hubieras preferido morir antes que necesitar ayudar de alguien más.
— ¿Por qué hubiera querido algo tan estúpido? —Pregunta confundido.
— ¿Estúpido? —Ahora es Dessena la confundida.
—Me molesta haber necesitado ayuda, pero prefiero ser salvado y vivir para obtener una revancha, que morir por un concepto tan estúpido como el orgullo.
—Ya veo. —Dice cerrando los ojos y sonriendo.
—Por cierto. ¿Qué haces aquí?
—Pues…

10 MINUTOS ANTES

Una mujer entrena boxeando al aire, haciendo trabajo de sombras. Tiene el cabello rubio pero con rayas negras, su piel es blanca pero de un tono algo más oscuro. Viste un top rojo y vendas negras en sus puños. Sus pantalones son plomos.


Un hombre vestido en traje de Mayordomo, con barba y un lente en su ojo derecho se acerca a ella y le dice—Signora, su amiga Dessena ha llegado—Ella deja de entrenar.


—Ese peinado no te favorece Dessena. —Le dice ella sonriente.
—Lo dice aquella que ha salido a verme en ropa de entrenamiento.
—Pues no todos hemos tenido tu suerte. —Le dice mientras pone un habano en su boca.
—No le llamaría suerte a lo que conseguí con mucho esfuerzo, Vivalda.
—No me vengas con eso zorra, no todos nacimos como genios. —Le dice alegre.
— Veo que aun sigues poniendo esa cosa tan repugnante en tu boca.
—Es delicioso de hecho. Entonces ¿Qué tienes?
—Es peligroso. —Dice seria. —No podemos hacerlo enojar.
—Debe ser muy poderoso para que tú te pongas así de seria.
—Lo es. Acaba de destruir un sistema solar sin mucho esfuerzo.
— ¿Y? Nosotras también podríamos hacerlo. —Hablo arrogante.
—Lo hizo en un minuto.
— ¿Qué? —Pregunta muy sorprendida.
—Su técnica es un agujero oscuro. Vivalda, ten cuidado. Shub- Niggurath es peligroso.
—Bien bien, tendré cuidado. —Un ruido llama la atención de Vivalda. —Oh Dessena. Me acaba de llegar un mensaje, dice que alguien llamado Dante Magno ha ganado un torneo de Dojos en el domo de batalla Yuja.

Dessena se ha levantado y procede a retirarse, pero Vivalda le habla.

—El es del que siempre me hablas ¿verdad? Dime Dessena. ¿Lo ves solo como tu nieto? —Los ojos de Dessena parpadean al oír la pregunta— Digo, Kanto se parecía a “El” pero Dante se parecía aun más. Me dijiste que Lux lo había visto al pie de la montaña azul y confirmo aun más su parecido. Además, me acaban de enviar una foto de él con su trofeo, y si que se parece. Así que Dessena ¿Es solo tu nieto? —Dessena sale sin pronunciar palabra. —Hemos sido amigas desde siempre, a mi no puedes engañarme. —La puerta se cierra.

Una mujer de piel negra, vestida en traje la espera al lado de un auto negro.

—Moon. —Dice Dessena—Busca mi traje especial.
—Si Madam. —Le responde Moon servicial.
—Además, cámbiame el peinado.
— ¿Cuál es la ocasión que requiere tan cuidado, mi señora?
—Iremos a ver a Dante.
— ¿Al amo Dante? —Dice sorprendida—A la orden.

Dessena entra al auto, se desnuda y se pone su traje especial. Moon le cambia el peinado, ambas salen del auto. Moon toma la mano de Dessena y ambas vuelan.

ACTUALIDAD

—Alguien me dijo que un tal Dante Magno había ganado un torneo. —Dice Dessena sonriente—Vine tan rápido como puede, pero no llegue a tiempo.
—Oh, ¿enserio? —Dice Dante incrédulo—Eres una semidiosa, tu velocidad base es la velocidad de la luz. Es obvio que llegaste antes de que me dieran una paliza.
—Bien. Estuve viendo, es difícil no quedarme a ver tu mejora. Eres hermoso, tu crecimiento ha sido increíble para el pobre entrenamiento que has recibido. Estoy sumamente orgullos. Ven conmigo y mejorar mucho más.
—Lo siento Abuela. Quiero hacerlo por mi cuenta, así será más satisfactorio. —Dice Dante, sonriendo a pesar de todas sus grandes heridas.
—Veamos si puedes superarme cuando alcances tu límite. —Dice esperanzada.
—No quiero eso. —Responde Dante ante la mirada extrañada de su abuela—No quiero eso, yo seré…

Dessena se acerca a Dante, pone su mano izquierda en su pecho y lo besa en los labios. Dante siente como su cuerpo se recupera, su energía se restaura y sus heridas se curan.

— ¿Cómo lo hiciste? —Pregunta sorprendido.
—Ya que somos del mismo clan, puedo pasarte mi energía.
—Ya veo. Gracias, así podre entrenar más rápido.

Dessena abraza a Dante.

—Espero verte pronto nieto mío—Dijo con una voz melancólica. —Te amo.
—También te amo abuela, gracias por darme esta capacidad. Aun cuando era un bebe, puedo recordar el haberte visto ese día que me cargaste. Recuerdo haberme fascinado por tu belleza y tu poder, quería ser como tú. Eres la persona que más admiro.
—Hasta luego, Dante.

Dessena desaparece. Dante se dirige a la entrada del estadio. Minaya lo ve y corre hacia él, lo abraza y pregunta si se encuentra bien. Dante le dice que no se preocupe.

—Minaya. —Dice Dante, serio—Me tengo que ir.
— ¿Qué? —Pregunta Minaya confundida y temerosa de saber porque dijo eso.
—Eso de ser novios tendrá que esperar.
— ¿Perdiste verdad? Lo entiendo, debes hacerte más fuerte. Muy bien. Debo regresar, mis compañeros y mi madre me esperan en el Dojo.

Minaya se retira mientras intenta no llorar.

DOJO TUSBAME GAESHI

Dante empaca en una gran mochila un montón de alimentos.

—Me llevare toda esta comida al monte azul. Esta vez llegare más alto y estaré todo el año entrenando. Luego tengo pensado unirme al ejército revolucionario.
— ¿Qué? —Pregunta el Maestro Zackye preocupado. — ¿Qué dices? El ejército revolucionario es un lugar peligroso, pelean contra el imperio, buscan derrocarlo, ir con ellos es ir contra el imperio. Es un suicidio.
—Si, será muy divertido. —Dice Dante sonriente.
—Te prohíbo ir a ese lugar—Dice Zackye serio y autoritario.
—Ya veo. Entonces… ¿Si te venzo puedo ir? —Pregunta decidido.
—Parece que no puedo detenerte. —El maestro acepta la realidad.

Dante se despide.

Caminando por el pasto, cerca de un rio, en las afueras de la ciudad, un joven con una guitarra. Es el mismo hombre que Dante vio antes del torneo. Dos hombres que buscaban ir afuera del imperio para cazar algunos pobres, lo ven y deciden robarle. El joven se rehúsa y recibe varios golpes.



—Jaja. Idiota, apestas en defenderte. De seguro apestas en tu música también.
— ¿Qué dijiste? —Pregunta el joven.
— ¡Que tu música apesta!

El joven se levanta enojado. Grita.

—Puedes golpearme, insultarme pero ¡Nunca desprecies mi arte!

Los hombres son asesinados por la electricidad proveniente de la guitarra.



REINO MAGNO

PALACIO REAL

Dessena se suelta el cabello que cae cuando largo es y le cubre los ojos. Se desviste. La habitación se llena de su maravilloso olor corporal, de su fragancia exquisita, mas aromático que cualquier perfume jamás creado.

Se mira en el espejo, se toca los labios…


Piensa en Dante, en el beso. Su mano derecha baja a su entrepierna, sus labios bajos sienten la yema de sus dedos, se masturba mientras se odia por ello. Dante es su nieto, hijo de su hijo, pero…Se parece tanto a él.

Dessena llega al orgasmo.

Moon entra en la habitación. Le dice que las aguas termales están en su mejor punto. Dessena le responde que irá en seguida.

—Si Madam.
—Moon.
— ¿Si?
—Hoy dormirás conmigo. —Le dice con una mirada algo triste.
—Sera un honor hacer el papel que usted desee que haga esta noche.
—Da…—Dessena no quiere decirlo pero... —Hoy harás de Dante.
—Entendido.



FIN DEL CAPITULO

NEXT CHAPTER: MINAYA JUZZE

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons