Follow by Email

viernes, 25 de noviembre de 2016

Lobo Blanco.


LOBO BLANCO

Octubre 22. 2016. Burgas-Bulgaria.

10:56 PM

Es de noche. Un lobo gris corre hacia un hombre. El hombre evade la mordida del lobo, y de una patada lo manda a volar contra una pared. El hombre tiene el cabello rubio y los ojos celestes. Está vestido con una casaca gris con un cuello el cual le cubre la parte baja de su rostro. Sus pantalones son negros al igual que sus botas. En su mano tiene una lanza con una punta bastante ancha y de un metal de apariencia extraña. Un ruido en su oído izquierdo.

— ¿Diga? —Habla el hombre una voz tranquila y seria.
—Leviatán. —Dice una voz femenina.
— ¿Qué sucede, base?
—Hemos encontrado al lobo blanco.
—Perfecto. —Dijo sonriendo.

Leviatán sube a su motocicleta azul eléctrico. El lobo blanco ya no está en el lugar donde fue visto, pero su olor es suficiente para él, lo encontrara rápidamente.

Ha llegado a un lugar extraño. Hay muchas rocas. Un espacio tan grande que podrían caber dos casas, está lleno con pilares, veinte de ellos. Leviatán camina con su lanza en mano. Un lobo blanco lo ataca desde la oscuridad, pero logra evadir la mordida, contraataca con un rodillazo al estomago y luego lo patea contra uno de los pilares.

— ¿Esto es todo? ¿Tú eres el lobo blanco que ha estado devorando a mis compañeros?
— ¿Compañeros? Ya veo. Eres un ejecutor. Entonces…mi forma humana deberá ser suficiente.

El lobo se transforma en un joven atractivo, de veinte años. Mide un metro ochenta. Su cabello es blanco y sus ojos son grises. Esta completamente desnudo, su cuerpo tiene músculos marcados. Intercambian miradas. El joven llega de un salto al techo de un pilar, el ejecutor se sorprende de su velocidad. El joven empieza a saltar de pilar en pilar. Leviatán está sorprendido de que sea tan rápido en su forma humana, es aun más rápido que en su forma de lobo. El joven se detiene, desciende en el último pilar y sale del con una espada en su mano.

— ¿Piensas atacarme con una espada? —Pregunta serio.
—Pienso matarte con una espada. —Responde abriendo bien los ojos.

El joven se mueve a gran velocidad, blande la espada de forma vertical, con ambas manos. La lanza, en forma horizontal, bloquea. La espada es blandida de manera horizontal con extrema fuerza y velocidad, Leviatán se agacha, la espada sigue de largo y corta en dos un pilar.

—Eres más rápido de lo que pensé. —Dice el joven.
—Déjame presentarme. Mi nombre: Leviatán. Mi profesión: Ejecutor de rango… S.
— ¿S?
—Sí. ¿Asustado?
—Es cierto que nunca me he enfrenado a alguien de tu categoría, pero, aun así, eres humano.
—No te atrevas a menospreciarnos, sucio cachorro.
—Solo hay tres seres a los que temo enfrentarme.
—Esos son muchos.
—Vlad Tepes. Su hijo Mihnea cel Rău, y Phantom.
—Ya veo.
— ¿Hasta entendido, humano? Ninguno de los mencionados es de tu raza. Todos son vampiros. Solo temo enfrentarme a esos tres, a nadie más. El Mago Negro no puede vencerme. Nadie de mi raza puede vencerme-en el cuerpo del joven comienzan a salir pelos blancos, y el comienza a crecer-¿Qué oportunidad tiene un humano? Phamton. El asesinó, violó y devoró a mi clan. No dejare que te entrometas en mi venganza. Vine aquí, a mi casa, a descansar. Si mate a tus compañeros fue porque ellos me atacaron. No moriré hasta asesinar a Phantom y no dejare-La voz del joven se vuelve cada vez más gruesa y rasposa-No dejare… no dejare… ¡NO DEJARE QUE VUESTRA ASQUEROSA RAZA SE ENTROMETA EN MI CAMINO!

Un hombre lobo de dos metros. Totalmente blanco. Los músculos de la bestia son impresionantes. Sus colmillos son amenazantes. Sus garras parecen capaces de desgarrar acero con facilidad. Levanta la vista al cielo, no hay luna llena, el no la necesita. El lobo observa a su presa. La espada esta en el suelo, ya no es necesaria.

Leviatán se encuentra a quince metros. En un solo movimiento el lobo esta frente a él. Leviatán ha evadido la garra derecha dando un salto hacia su izquierda. Todas las rocas que se encontraban detrás han sido pulverizadas por el viento que produjo el ataque. El ejecutor ha retrocedido, aprieta un botón en su lanza, la punta se divide en tres, producen electricidad. El lobo ha girado. Una luz azul sale de la pierna izquierda del ejecutor. El sonido de una maquinaria se escucha con claridad. El ejecutor se ha movido a una enorme velocidad, las puntas de su lanza se clavan en la piel del lobo y lo electrocutan.

El lobo ruge desesperado, Leviatán se siente ganador, pero su lanza es atrapada por la mano/pata derecha— ¿Ya terminaste, ejecutor? —Leviatán retrocede, saca un arma plateada y le dispara en el cuerpo, pero las balas de plata rebotan. Leviatán retrocede aun mas, su ropa ha sido desgarrada. Cuando el lobo se disponía a atacar, el ejecutor silba y su moto se acerca a él. Se sube en ella, el lobo se queda quieto.

— ¿No piensas atacarme? —Pregunta Leviatán.
—Vine a descansar. No tengo deseos de pelear en vano.
— ¿Qué te hace pensar que no regresare con un escuadrón a aniquilarte?
—Porque no piensas dejar que alguien más se quede con la gloria de asesinarme. ¿No es así, Leviatán? Te comportas de una manera seria, es por eso que usas ese cuello que te cubre la boca. No quieres que nadie vea esa enorme e infantil sonrisa tuya.
—Jajaja. — Leviatán sonreía de oreja a oreja, muy emocionado. —Nos volveremos a ver. ¡Sucio perro!

La moto desaparece en la oscuridad.

FIN

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons