Follow by Email

miércoles, 16 de noviembre de 2016

God of The Elements: 22


Con dibujos:  http://www.tumangaonline.com/biblioteca/novelas/19802/God-of-the-Elements

CAPITULO 22

ARCO: EJERCITO REVOLUCIONARIO

PARTE 2

LLEGADA

El lugar a donde Dante ha llegado es muy extraño. No puede ver las puertas que se acaban de abrir, pero puede ver a una joven que ha salido de la nada. El Magno está muy confundido, la joven frente a él sonríe divertida.

—Entiendo que estés confundido. —Dice la joven de ojos verdes. —Este es una base temporaria y esta oculta gracias al poder del cubo, así nadie nos detecta.
— ¿Cubo? —Pregunta Dante confundido.
—Si, un cubo. Me llamo Irina Orolo (18), y soy la sub capitana del ejército revolucionario del Oeste. ¿Cuál es tu nombre?
—Me llamo. —Dice Dante arreglando su pelo, dejando ver su ojo derecho—Dante Magno. Me uno a vuestro ejército.
— ¡Un Magno! ¡Genial! Esto nos hará mucho más fuertes. ¡Bienvenido! —Dice alegre.

Dante avanza al lado derecho de Irina, ella será su guía y le presentara a todos los que se encuentra en esta base temporaria. Irina tiene el cabello castaño, tiene una trenza que le rodea el cuello y ella esta vestida con una chompa delgada de manga larga de color azul.

La primera parada es frente a dos jóvenes adultos; un hombre y una mujer. El hombre tiene el cabello rubio y ojos azules, mientras que la mujer tiene el cabello negro al igual que sus ojos. Están sentados sobre una banca, ella esta recostada de espaldas sobre él mientras él la abraza. Es claro que son pareja. Irina y Dante se acercan y ellos se levantan a saludar.

—Esos dos de ahí son Alkuro (25) y Crisela (24) como puedes ver son novios. Están todo el tiempo juntos.—Dice Irina con voz de locutora.

Alkuro saluda y le da la mano a Dante, pero Crisela coloca su cabeza en el pecho de su novio y lo abraza. Crisela no es muy sociable, la única persona con la que se siente bien es con su pareja. Ella desconfía mucho de las personas, a pesar de haber aceptado al grupo al que pertenece, no confía plenamente en ellos, solo en Alkuro.
Dante no tiene problemas con su actitud, no le interesa el porqué de su actuar tan desconfiado, sonríe con naturalidad y les dice a ambos que es un placer conocerlos.

Siguen el camino. Irina le presenta a Cinthia (16) Una chica de cabello largo y negro, viste con una camiseta de manga larga, blanca y tiene una funda arnés en su cuerpo donde guarda su espada, pero ahora está siendo reparada por el herrero Hefesto.

Siguen avanzando y la siguiente persona que Dante conoce se llama Cao Zhi (28). Es un hombre chino con el cabello desordenado y una barba ligera de vago. Esta sobre una hamaca, durmiendo plácidamente, pero Irina lo despierta de una patada. Cao Zhi saluda y luego bebe de su cantimplora. El es un maestro del estilo borracho.


El tour continúa. La siguiente persona que Dante saluda es un hombre negro, alto y musculoso, pero con un semblante amigable. Su nombre es Mana Njie (30) y es camerunés. La siguiente persona es un chico de 14 años, con el cabello despuntado y de color negro, tiene un rostro inocente y viste con una casaca blanca.

—El es Miku. Es el hermano menor del capitán X.
— ¡Hola! —Saluda Miku alegre.

Avanzando algo mas, el tour hace otra parada frente a dos personas adultas, vestidos con bata blanca, un hombre de pelo corto y barba ligera, y una mujer de cabello negro, con gafas de marco plomo y con un busto grande que se resalta con su bata la cual le queda pegada algo pegada a su cuerpo. Es una mujer muy atractiva.

—Ella es Tea Schneider (37) y el es Andrés Cañares (40). Ellos son los científicos que se encargan de nosotros. Tea es experta en la salud física y Andrés diseña todo la maquinaria usando la energía del cubo. —Dice Irina relajada.
—Otra vez eso del cubo. ¿Qué es exactamente? —Pregunta Dante.
—Lo sabrás luego. —Dice Irina quien ahora ha notado la mirada de Tea, entonces se acerca al oído de Dante y le dice—Ten cuidado, a ella le van los jóvenes.

Tea observa a Dante de pies a cabeza, pasa su lengua por sus labios y sonríe.

—Tu cuerpo es maravillo. —Dice Tea. —Puedo trabajar con eso.
— ¿A qué te refieres? —Dice Dante sonriente.
—Tu cuerpo es superior por tu clan, sacare buenos datos de ti y eso ayudara a los demás a mejorar sus fuerzas. Necesitamos todo el poder posible.

Siguen avanzando. Dante ve a muchas personas, todos ellos son Evers. El Magno piensa en la poca cantidad que son, si bien es una base temporal y al parecer aun faltan más revolucionarios, siguen siendo pocos contra el inmenso imperio. Se pregunta cuanta gente tienen los otros 3 ejércitos.

Todos son el mismo ejército, pero están divididos en cuatro partes para proteger las aldeas y pueblos, cosa que no podrían hacer estando todos en un mismo punto.

OFICINA DEL ESCUADRÓN YAKUZA.

Mako Yakuza estaba bajo un entrenamiento pesado. Su rostro se ve más viejo, su barba es de color blanco aunque su pelo aun sea negro. Aun así, su cuerpo se mantiene igual de fuerte que cuando era joven.

Una mujer entra a la habitación, tiene el cabello negro y un busto grande.

—Capitán, Yakuza. Su visitante ha llegado. —Dice la mujer.
—Ahora voy. —Responde Yakuza.

Mako entra y se ducha a una gran velocidad, y luego se viste con su traje de capitán.
A la habitación ha entrado Arkham con un libro en la mano, seguido de un hombre negro llamado Gio Kay, el sub capitán del escuadrón Yakuza.

—Así que tú eres el consejero del Emperador. —Dice Yakuza.
—Así es. Tengo información para ti, Yakuza. —Dijo frio como siempre.
— ¿Información? ¿Cuál?
—Tengo la ubicación del ejército revolucionario del oeste. O al menos de una de sus bases temporales. —Dijo arrogante.
— ¡Imposible! —Exclama Yakuza muy sorprendido.
—Para mí no hay imposibles, Yakuza.
— ¿Por qué me lo dices a mi? El Emperador debe saberlo.
—No molestare al Emperador con tonterías tan banas como esta.
— ¿Tonterías? —Pregunta extrañado y sorprendido.
—Exacto. Sabes bien que a él no le interesan los revolucionarios. Los considera basura y la basura es sacada por los sirvientes, nosotros. ¿No quieres la misión, Yakuza? Si la haces bien te ascenderemos. Tendrás más rango y más poder. —Dijo tentador.
—Muy bien. Deseo ayudar al Emperador. Borrare a esas molestias.
—Perfecto. Espero tu reporte de victoria. No me decepciones, Yakuza.
—No decepcionare al Emperador. A ti no te debo lealtad. —Dijo serio.
—Jajaja. Claro, claro. Admiro tu lealtad, Yakuza. —Dijo despreocupado.
— ¿Qué es ese libro? —Pregunta Yakuza, ya que siente que es importante.
—Oh! Es solo un pequeño cuento.

"- Ya sé, hagamos un trato -dijo el Diablo.

- No, no y no, no quiero -dijo el hombre de los ojos saltones.

- Vale, hagamos un trato -dijo el hombre de la boca grande.

Y en un santiamén, en el jardín del hombre de la boca grande florecieron mil flores distintas.

El hombre de los ojos saltones era tan pobre que se moría de hambre y ya no sabía qué hacer. En cambio, el hombre de la boca grande se pasaba los días riendo, feliz y contento y saciaba su apetito con las deliciosas frutas de su jardín.

Por eso, no sé percató de que el jardín empezaba a morirse. Cuando quiso darse cuenta, ya era tarde y el hombre de la boca grande no pudo hacer más que sollozar en un jardín cuyos árboles y flores estaban marchitos. Deseó no haber pactado jamás con el Diablo. El hombre de los ojos saltones, por su parte, se moría de hambre. Sus enormes ojos vertían lágrimones sin descanso. Ojalá hubiese aceptado aquel trato -pensaba.

Ya sé, hagamos un trato -dijo el Diablo."
-Franz Bonaparta. (Anime/Manga: Monster)

—Un cuento extraño ¿no cree? —Dijo Arkham de una forma que aun tras su máscara, se podía sentir que sonreír de oreja a oreja, lleno de regocijo.
—Eso…creo.
—Una cosa más, Yakuza. En ese lugar se encuentra una de los niños perdidos.
— ¿Enserio?
—Sí. Captúrale. Recupera lo que Zadex nos robo. Adiós.

Arkham ha salido por la ventana a una gran velocidad, el viento en sus pies lo ayuda a desplazarse a todas partes del reino a una velocidad envidiable.

—Ese hombre me inspira un temor indescriptible. —Dice Gio Kay.
—A mí tampoco me agrada. Logro su puesto hace dos años asesinando al anterior consejero. Además, el Emperador le tiene mucha confianza a pesar de ser alguien que nunca revela su rostro. Todo lo que rodea a ese hombre es extraño. ¡Gio!
— ¡Señor!
—Avisa a todo el escuadrón, hoy acabaremos con algunas cucarachas.

Un joven entra al cuarto, viste un traje de mayordomo. Su cabello es marrón oscuro al igual que sus ojos. Entra empujando una bandeja y luego se para firme.

—Maestro Yakuza. Le he traído su té.


BASE TEMPORAL

Dante entra seguido de Irina al cuarto del capitán X.

—Capitán. —Dice Irina—Traigo a un nuevo recluta.

El hombre está sentado sobre una silla, tiene los codos de sus brazos sobre una mesa, tiene las manos entrelazadas. Su cabello es negro y mediano, su semblante es serio y frio. Tiene una barba de “chivo” A sus lados hay dos lanzas clavadas al suelo de forma vertical, y en las puntas tiene dos cráneos incrustados. Viste una camisa blanca.

—Lo sé, Irina. —Dijo una voz fría y gruesa. —He sentido tu energía, Magno.
—Oh! —Se emociona Dante—A sí que tú también puedes sentir energía.
—Puedo sentir energía como todo guerrero que se respete. No te creas tanto, Magno.

Dante sonríe ante la respuesta.

— ¿Qué pasa? —Pregunta el capitán. — ¿No estás acostumbrado a perder una batalla verbal? Acostúmbrate a esto, Magno. Aquí tú no eres el centro del mundo.

La batalla se ve interrumpida por Tea. Ella dice que debe llevarse a Dante.

—Sígueme, Dante. —Dice Tea ansiosa.
—De acuerdo. —Responde Dante tranquilo.

El Magno sale con ella. Tea se detiene frente a una puerta de acero, abre la puerta con un comando de voz y coloca su mano derecha sobre su cabeza, sonríe al ver el futuro que le espera.

La habitación es el laboratorio de Tea. Está lleno de maquinas para la salud física. En medio de la sala hay un pequeño cubo azul trasparente flotando, el cubo tiene extensiones que se conectan a pequeño tomacorrientes.

—Así que ese es el cubo. —Dice Dante.
—De hecho, ese es solo una pequeña parte de él. El cubo original se encuentra en Albama. Albama es la sede principal. Es el corazón del ejército revolucionario.
—Ya veo.
—Muy bien, Dante. Deseo que te sientes en esa silla de acero.

Dante se dirige a la silla, pero antes de eso, Tea se acerca a él, le sonríe y le dice que ella le quitara la camisa, que debe comprobar el estado de su cuerpo. Dante se sienta luego de que su camiseta haya sido removida. Tea agarra una especie de estetoscopio, coloca las olivas en sus oídos, coloca la membrana y la campana en el pecho de Dante, y se dispone a escuchar el flujo de su poder. Su vagina se humedece al sentir todo el poder oculto dentro de él. No estaba equivocada, el hombre frente a ella es poderoso.

Tea se quita el estetoscopio, se relame los labios y se los muerde ligeramente. Dante ya ha visto esa expresión antes, en aquella prostituta que le mostro por primera vez el sexo. Él lo había disfrutado, pero no tanto como batalla, aun así, Dante no tiene problemas en corresponder el deseo de la mujer frente a él.

Tea comienza a besarlo tras sentarse sobre él. Dante dirige sus manos a su generoso busto, su miembro corresponde las caricias de Tea. Ella se desviste rápidamente y también le quita el pantalón a Dante. Se arrodilla y comienza a darle sexo oral por unos cuantos minutos, luego de eso sube sobre él y sus sexos se conectan en la posición de la mariposa. La energía elemental de ambos esta fluyendo por sus cuerpos, la velocidad del sexo no es una velocidad normal, después de todo, ambos son elementalistas.

Tea mueve sus caderas y Dante no se queda atrás, aun es un principiante, pero el sexo no es tan difícil para él. Dante besa los senos de Tea y lame sus pezones, mientras ella gime sonriente. Cerca del clímax, Dante está a punto de separarse, pero Tea lo abraza fuerte, ella quiere que el eyacule dentro, ella quiere el hijo de un Magno.

El sexo ha terminado. Ambos se visten. Tea le dice que lo quiere ver todos los días, mañana, tarde y noche. Que estudiara su cuerpo y usara las maquinas necesarias para hacerlo mejorar y sacar todo su potencial. Dante le dice que está bien, que si eso lo ayudara a ser más fuerte nunca faltara. Tea se acerca a él, lo besa y dice:

—Me olvidaba. Después de cada sesión, tendremos sexo.

FIN

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons