Follow by Email

miércoles, 16 de noviembre de 2016

God of The Elements:21


Con dibujos en:  http://www.tumangaonline.com/biblioteca/novelas/19802/God-of-the-Elements

MOMENTO CON EL LECTOR: INFORMATIVO (Muy importante)
Ahora que me he puesto a leer mi novela. Me di cuenta que en el capítulo 3 puse algo que estuvo mal. Tal vez ya se olvidaron pero, puse que un Samurai fue a retar a Dessena y que estaba orgulloso de pasar la velocidad del sonido, y que Dessena se rio pues ella lo logro a los 10 años. Eso está mal pues la velocidad del sonido es la velocidad base en la liberación. El caso es que ese Samurai es igual de fuerte que Zokia, quien le dio su paliza a Dante y lo bajo de las nubes. Entonces, no cambia lo de los 10 años, pues si, Dessena a esa edad era mucho más fuerte de lo que es Dante con 15.

CAPITULO 21

ARCO: EL EJÉRCITO REVOLUCIONARIO

PARTE 1

ENTRENAMIENTO EN LA MONTAÑA

Dante ha regresado a la montaña azul. Pasa de largo los lugares que ya visito. Mientras sube más pesado se hace su cuerpo, menos aire llega a sus pulmones. Finalmente se instala, deja caer la gran mochila sobre la tierra. Su meta es lograr el poder que vio en su batalla contra Zokia, la liberación total. Para ello debe fortalecer su cuerpo, para que más energía pueda ser manifestada. Primero decide usar Zen.

Al entrar al vacio blanco, observa asombrado a Aire, Fuego y Trueno, sobre una mesa de madera, jugando al póker. Al parecer beben un líquido verdoso y comen nachos.

—Hola. —Saluda Dante sonriente.
— ¡Dante! —Gritaron asustados y sorprendidos, Fuego y Trueno.

Todas las cosas desaparecieron. Aire se quedo indignado y dijo:

—Arruinas la diversión, Dante. Estos tipos no quieren quedar mal enfrente de ti.
—No se preocupen, sigan con su diversión, después de todo yo se las di.

Las cosas regresaron. Estas existen porque Dante las imagina.

— ¿Qué deseas? —Preguntaron al unisonó Fuego y Trueno.
—Quería ver si podía entrenar aquí. Ya que en este lugar las habilidades se mejoran rápidamente. He perdido y saben que, eso no me gusta.
—Aun no puedes. Tu cuerpo es aún muy débil para soportarlo. Morirás luego de unos minutos. Regresa dentro de un año, ya veremos.
—Ya veo. Bien. Me retiro. Adiós muchachos.

Dante abre los ojos y ve a un hombre comiéndose unos panes de su mochila. El hombre tiene el cabello levantado y rubio, sus ojos son negros, viste una camiseta blanca y lleva en su espalda una mochila pequeña. Dante parpadea y se da cuenta de que le están robando.

—Si te hace sentir mejor—Dice el hombre—Están deliciosos.
—Oh sí, eso me hace sentir mejor.
— ¿De verdad? —Pregunta masticando.
—…………..

Dante carga contra él, pero su puño es evadido con facilidad. El hombre sigue comiendo mientras evade los ataques del Magno. Dante usa la liberación, pero aun así no logra conectar golpes, cada vez se cansa más, suda más, pero no conecta.

— ¡Sorprendente! —Dice el hombre—Eres muy rápido para ser un niño. Pero…—Sigue masticando—Deberías detenerte, no puedes ganarme.
—Ya veo. ¿Te sientes mal por robarme?
—Si, por supuesto.
—Entonces entrena conmigo. —Dice Dante con una sonrisa.
—Okey. Mi nombre es Hyung Kabushi y seré tu compañero.

Hyung deja su mochila en el suelo y se pone posición de pelea, pero con las manos en los bolsillos. Dante salta en su sitio, mira de arriba abajo a su rival buscando la oportunidad para atacar, pero no la encuentra, aun así, decide atacar. Usando la liberación, Dante vuela hacia su enemigo, y lo ataca con jabs veloces, pero Hyung lo evade con mucha facilidad, luego el Magno ataca lanzado bolas de fuegos desde sus palmas, pero fueron destruidas por las patadas de su rival.

Dante vuelve al ataque, Kabushi retrocede con un salto, da una voltereta y aterriza con la mirada baja, luego levanta la vista y evade el derechazo de Dante, aun con las manos en los bolsillos. Dante sigue atacando con una patada alta, Hyung evade agachándose, luego siguió un giro de codo, que evadió retrocediendo, luego solo hecho su cuerpo hacia atrás ligeramente, lo suficiente para evadir el rodillazo ascendente.

Kabushi contraataca con una patada lateral derecha que Dante logra bloquear con su brazo izquierdo pero todo su cuerpo quedo temblando. Hyung sigue atacando con una patada lateral izquierda que impacta en el rostro de Dante, luego sigue una patada lateral derecha que impacta en el rostro y una vez más una patada lateral izquierda, luego una patada central izquierda al pecho y una patada giratoria derecha y Dante es impulsado hacia unas rocas. Se levanta mientras escupe sangre y sonríe de felicidad.

—Me duele. Me duele mucho. ¡Genial! Me está dando una paliza con las manos en los bolsillos y usando su elemento internamente. ¡Genial! De ahora en adelante habrá más tipos como él, así de fuertes ¡Genial! No me aburriré ¡GENIAL!

Dante vuelve a cargar contra Kabushi, ve un pie yendo hacia él, y luego todo negro.

Pasan varios minutos y Dante despierta. Deciden comer antes de seguir entrenando.

—Oye, Kabushi.
— ¿Qué? —Responde masticando.
— ¿Eres un vagabundo?
—Soy un viajero. Viajo por todo el imperio conociendo distintos lugares, peleando contra diferentes guerreros, aprendiendo de todo.
—Necesito que me ayudes con la liberación total, quiero lograrla.
—Debes mejorar tu cuerpo para poder controlar toda la energía que se libera en ese estado. Si no posees la resistencia necesaria tu cuerpo sufrirá las consecuencias, como he visto, posee llamas, entonces, tu cuerpo se quemara.
—Por eso te necesito. Entrenar contigo, y en este lugar tan pesado, es perfecto.

Dante comienza a subir cada vez más en la montaña, peleando contra bestias poderosas. Se adentro en un bosque, una de las muchas que posee la gigantesca montaña. Hay muchos árboles gigantes, y simios corren por sus ramas. Frente a Dante ha aparecido un tigre de cuatro metros, con llamas en sus patas y sus colmillos. El tigre corre en busca de convertirlo en su cena, pero Dante logra evadir al tigre a pesar de su enorme velocidad, el Magno queda sorprendido pues es más rápido que todos con los que peleo en el torneo de Dojos. El tigre ruge furioso.

Dante salta ligeramente en su sitio, el tigre ruge y aparecen dos más, ambos con truenos en sus patas y colmillos. Los tigres atacan al mismo tiempo, pero Dante se eleva en el aire y lanza tres bolas de fuego, uno para cada uno. Los tigres caen pero se levantan como si nada hubiera pasado. El tigre de llamas ruge y una gran cantidad de fuego sale de su boca, fuego que Dante recibe de lleno, pero no ha salido muy lastimado. Dante vuela hacia los felinos gigantes y golpea a todos en las mandíbulas, causando que los de trueno se retiren por miedo. Solo queda el tigre de llamas. Dante lo mira tranquilo, el tigre ruge una vez y ataca con todo, pero el Magno evade la garra derecha y atrapa al tigre agarrándolo de los colmillos, y luego chocaron cabezas, quedando el tigre herido.

Dante sonríe, el tigre se retira pues ha perdido. Siguiendo su camino, 4 bandidos que estaba esperando el resultado de la batalla contra los tigres, salen de sus escondites y atacan a Dante. Uno de ellos salió de la derecha del Magno, y blande una alabarda pero Dante se agacha, y mientras se agacha, coloca su mano izquierda abierta y crea llamas que lo impulsan hacia la derecha y con un codazo al estomago derrota al bandido. Los demás están sorprendidos de que tenga todavía tanta movilidad, Dante los mira, sonríe burlonamente y expulsando algo de su energía, los doblega poniéndolos de rodillas.

Dante sigue avanzando y se encuentra con un Oso de 6 metros. Es un oso negro e imponente. El Magno sonríe ante el nuevo reto, recuerda cuando derroto a uno de esos, claro lo hizo por sorpresa, pero esta vez, el Oso está liberando energía natural.

El animal se acerca hacia la amenaza que tiene frente. Ataca con sus garras, pero Dante las evade volando hacia la cabeza del Oso, para luego golpearlo con una patada zurda.

— Lo lamento pero… ¡La carne de Oso es estupenda! ¡Servirás de comida!

El oso ruge enojado y logra golpear con su puño a un confiado Dante, mandándolo fuertemente contra uno de los arboles. El oso quiere conectar otro golpe, pues ahora solo quiere lastimar y no matar al Magno, pues se ha dado cuenta de que esta batalla es solo para probar fuerzas, claro, el no sabe que Dante también busca comérselo.
El Magno está de pie, sonriendo y escupe sangre, el golpe dolió mucho. El oso ataca y Dante detiene el derechazo con su palma izquierda.

— ¡Voy a comerte! —Dice Dante con una mirada siniestra, pero, su expresión cambia rápidamente al ver a dos osos más pequeños—Ya veo. Aquí terminamos.

Dante se retira mientras el gran Oso regresa con sus crías.

Dante sigue subiendo la montaña, no ha descansado en dos días y aun así sigue subiendo. Está llevando su cuerpo al máximo, el sabe que al dormir y despertar, todo el esfuerzo habrá valido la pena. Un sollozo llama su atención, avanzan hacia el sonido y encuentra a un pequeño zorro rojo herido y a un lobo blanco buscando terminar su trabajo. El animal favorito de Dante esta frente a él, al borde de la muerte. El lobo es espantado por el aura asesina de Dante, luego, el Magno se calma y se acerca al zorro.

—No te preocupes, ya está todo bien. —Dice Dante mientras usa la mano izquierda para levantar la cabeza del zorro y crea en su dedo índice de la mano derecha una llama, llama que coloca en la boca del cánido. El zorro, al ser del elemento fuego, logra absorber la energía de Dante y sus heridas son curadas y su energía restablecida. Dante sonríe feliz y el zorro ladra animado, mueve la cola y salta sobre Dante.

La noche ha caído y Dante duerme con el zorro sobre su pecho. La energía elemental recorre el cuerpo del usuario como si fuera una barrera microscópica, la cual protege al usuario de virus y bacterias, aun cuando un elementalista duerme, el elemento esta activo, y en el caso de los mentalistas elementales, aquellos que poseen el Zen, el o los elementos están alertas a cualquier peligro. Gracias a ello, Dante duerme tranquilo.

Al día siguiente Dante sigue intentando golpear a Kabushi, pero él lo sigue evadiendo, aunque ya no con tanta facilidad. Cada vez más fuerte, cada vez más rápido, Dante se supere y se supera a cada instante. La evolución es constante.

—Realmente—Dice Kabushi— ¡Das mucho miedo!

6 MESES DESPUÉS

Dante se levanta. A su lado tiene el celular que le obligaron a traer, en él hay varios mensajes de felicitaciones por parte de su Dojo, y una foto grupal con un enorme papel con la frase “Feliz cumpleaños 17” Dante bosteza, el sol esta fuerte. El está sin camisa, su cabello esta algo más grande y su trenza sigue siendo delgada pero más larga que antes.


El Magno busca con la mirada a su compañero de entrenamiento, pero no lo ve. Dante mira a todos lados y no ve nada de la comida que guardaban, lo único que ve es un papel sobre unas rocas. Es una carta. En la carta había una foto de Kabushi.

“Dante. Me voy. Tengo cosas que hacer ¿sabes? Me llevo toda la comida. Adiós”

— ¿Toda la comida? …. ¡Hijo de p….

CIUDAD RUM 12

3 DE LA TARDE

Dante camina por una calle en la ciudad. Divisa un bar y decide entrar. El joven entra al bar, su cabello le cubre el ojo derecho. Dentro del lugar solo hay un montón de caza recompensas. Dante necesita dinero, y ha venido a esta ciudad luego de viajar por unos días y de enterarse que hay un hombre que está siendo buscado desde un par de días. El precio por su cabeza son 990.800.500 Rems. Un precio jugoso.

NOTA: Rems=Euros.
Nota2: Ni idea si el numero está bien, no termine el colegio.

El tabernero se acerca a él, con una mirada con la cual quiere intimidarlo. Pone con fuerza su mano encima de la mesa y le habla con una voz seria.

— ¿Qué quieres niño? ¿A estad edad ya beben licor?
—Quiero leche. —Responde Dante sonriendo.
— ¿Leche? —Dice para después echarse a reír junto con los demás. — ¡Aquí no nos gusta los infantiles. —Dijo eso ultimo muy siniestro.
— ¡Dije! ¡QUIERO LECHE! —Grita Dante golpeando la mesa y expulsando su energía por todo el bar, produciendo en todos un miedo descomunal.
— ¡Sí! Ahora joven.

El tabernero mando a uno de sus trabajadores a buscar leche en otra tienda. La consiguieron lo más rápido posible y se la dieron sin cobrarle.

—Hummm. Fresca. —Dice Dante sonriendo tiernamente.


Al salir del bar, Dante lleva consigo una foto del buscado. Está seguro de que nadie se meterá en su camino, pues ya asusto a todos. Dante avanza pensando en cuanta leche podrá comprar, además de manzanas. Trajo consigo varias manzanas gigantes de los arboles de la montaña pero, se las acabo más rápido de lo pensaba que lo haría.

A unas cuadras de donde él se encontraba. Tres hombres grandes y musculosos impedían el paso a otra persona mientras su compañero escapaba. Uno de los hombres tiene una maza de batalla, el segundo tiene un garrote de acero con picos sobresaliendo, y el tercero empuña una alabarda. La persona frente a ellos tiene su cuerpo totalmente cubierto de pies a cabeza por una túnica con capucha de color plomo. Además, su rostro está cubierto por una máscara de color azul eléctrico.

El hombre que huye lleva un par de hachas en su espalda, se mueve a toda velocidad gracias a la ayuda de su elemento aire, pero de su boca cae sangre, pues su lengua ha sido cortada, ocurrió hace dos días pero, la herida se ha vuelto abrir. El hombre huye de los oficiales de policía que lo siguen, todos adultos a excepción de uno, es un joven de cabello rubio que lleva en su cinturón un estoque. La gente se esconde a su paso. El hombre que huye, de gran tamaño y corpulento, se detiene de vez en cuando y trata de calmar a sus perseguidores, pero los oficiales solo gritan: “¡Maten al traidor!”

La persona con la túnica habla con una voz masculina y oscura.

—Fuera de mi camino. ¿También quieren morir?

El hombre del garrote ataca, pero el de la túnica evade el ataque fácilmente impulsándose hacia atrás con el viento en sus pies.

—Soy Arkham. El consejero del emperador y ¿Ustedes creen poder vencerme? —Dijo el de la túnica con una voz indignada y burlesca.

El hombre de la alabarda ataca blandiéndola horizontalmente, Arkham solo se agacha y saca de su larga manga derecha, un cuchillo con el cual bloquea el ataque de la maza. El del garrote vuelve a cargar contra el consejero, pero Arkham evade los ataques y bloquea con su cuchillo (luego de girar) el ataque de la maza. Al momento en que hizo eso, el hombre de la alabarda vuelve a atacar, pero Arkham salta hacia atrás y el arma hace un enorme hueco en el suelo plomo.

Arkham intenta alejarse para atrapar al perseguido, pero un enorme muro de tierra se crea frente a él, impidiéndole el paso, para luego atraparlo al convertirse en una piedra. El de la alabarda sonríe pues el creo el muro y piensa que ya lo atrapo, pero. Arkham hace un hueco en la resistente roca con un solo ataque de su cuchillo recubierto con viento. — ¡Maldición! —Ha gritado el del garrote quien ha saltado hacia Arkham, pero él se mueve más rápido y de una patada lo lanza contra la tierra.

Alabarda y maza se dirigen hacia Arkham, pero el crea un campo de energía y un remolino de viento impulsa lejos de él a sus dos atacantes, pero luego rápidamente moverse hacia el de la maza y lo golpea en el aire con un potente derechazo recubierto en viento, tan poderoso que destruye su cráneo reforzado por su elemento, luego vuela rápidamente hacia el de la alabarda y le corta la garganta sin mucha dificultad.

El del garrote es el último en pie, escupe sangre pues la patada lo lastimo en demasía.

Al mismo tiempo, Dante camina y se cruza a dos ancianos quienes hablan serios.

— ¿Oíste? —Pregunta el primer anciano.
—Sí. El traidor que busco atacar al emperador esta por aquí. —Responde el otro.
—Si si. Además. Descubrieron a un sádico asesino en la ciudad REC23.
— ¿Y? —Pregunta el anciano indiferente pues está acostumbrado a esas cosas.
—Que ese asesino es un mentalista elemental. Posee el Zen.
— ¿Qué? —Pregunta muy incrédulo. —Un sádico naciendo con esa habilidad especial.
—Yo también me sorprendí.

Dante está confundido y se acerca a ellos.

—Disculpen. ¿Cómo se sabe quien es un mentalista?
—Oh! —Responde un anciano. —Es fácil. Pueden materializar al elemento.
— ¿Qué? —Pregunta aun mas confundido, pues nunca escucho algo sobre eso.
—Veras. Los mentalistas al poder comunicarse con su elemento, también pueden materializarlo con la forma que ellos quieran, pero tiene su lado malo. Al hacer eso, ellos no pueden defenderse pues se han quedado vacios. ¿Entendiste hijo?
—Si, anciano. Muchas gracias.

Dante se retira pensando en cómo lograr eso. Por el momento no le da importancia pues prefiere pelear el mismo, en vez de invocar algo.

El hombre del garrote ha caído muerto sin extremidades, pues Arkham se las cortó con gran facilidad blandiendo su cuchillo dos veces. Ahora que no tiene hormigas en su camino, Arkham sigue su camino para erradicar al traidor.

El fugitivo sigue huyendo mientras piensa en cómo todo se ha ido a la mierda.

— ¡Maldición! No soy un traidor. Pero no puedo explicar nada sin mi lengua, no puedo comunicarme de ninguna forma ya que no escuchan a nada y solo buscan matarme.

El fugitivo ha sido acorralado, entonces decide sacar sus hachas para defenderse y piensa: No matare a nadie. No quiero joderlo más. Aunque...ja. Es gracioso.

Los oficiales lo atacan bañando sus espadas con sus elementos, son Evers.

— ¡Maten al traidor! ¡Maten a Jaiden Odo!—Gritan los oficiales.

Ever: No todos nacen con la capacidad para ser elementalista. Algunos solo pueden manifestar su poder en una cantidad mínima, algunos cocineros usan las llamas que puedan crear para encender sus hornos. Luego están los Ever. Aquello que solo pueden manifestar su poder en una cantidad pequeña, solo pueden mejorar las armas y las armaduras que se les sean otorgadas. Por separado son basura, pero juntos podrían darle problemas a algún elementalistas.

NOTA: La diferencia entre un Ever y un Elementalista es como la diferencia entre un soldado con una pistola contra un bombardero. Pero al juntarse podrían ser como un pelotón con artillería anti tanques. Jamás ganaran.

El fugitivo llamado Jaiden comienza a moverse, expulsa su viento para apartarlos y así poder huir, logra derribar a todos, o eso parecía, uno quedo en pie, el joven oficial.

—Mi nombre es Lucas Bardey. Y defenderé la justicia. —Ha dicho el joven.

El oficial Lucas empuña su estoque y ataca a toda velocidad, ayudado con su elemento trueno. Jaiden bloquea cada ataque, no quiere lastimar a alguien tan joven, menos matarlo, él una vez también fue joven.

Jaiden ha logrado escapara, pero llegan más oficiales gritando:

— ¡MATEN AL TRAIDOR!
— ¡Mierda! —Piensa Jaiden. —No soy un traidor, el traidor es…

El pensamiento de Jaiden se vio interrumpido por una fuerte patada en su rostro. Jaiden se levanta luego de haber sido empujado contra una pared y observa a otro joven, pero este es diferente, hay algo en ese ojo rojo. El joven tiene una sonrisa codiciosa.

— ¡Maldición! —Piensa Jaiden adolorido. —Eso dolió.
—Eso es lo que buscaba, grandulón. —Dice Dante sonriente al ver los gestos de Jaiden.
— ¿También eres un caza recompensas? —Pregunta escupiendo sangre.
—Algo así. —Dice Dante para luego expulsa mucha energía que quema la camiseta de Jaiden.

Dante buscaba derretir las hachas, pero solo logro sacarlas de sus manos con la onda de llamas que expulso.

— ¡Bien! —Piensa Jaiden enojado. —Peleemos.

Jaiden ataca a Dante, los oficiales observan. Los puños recubiertos en viento buscan derrotar a Dante, pero el magno evade y evade con algo de dificultad. La mano derecha de Jaiden agarra el cuello de Dante y lo carga para luego golpear el suelo con su cuerpo. Dante escupe sangre y sonríe.

— ¡Tu! —Piensa Jaiden. —No me equivocaba. Eres peligroso.

Dante no entiende lo que lee en los ojos de Jaiden. Se levanta y se limpia el polvo. Jaiden busca sus hachas, piensa matarlo pues ha visto el peligro que puede representar Dante. El Magno sonríe mientras camina hacia su enemigo.

Jaiden junta sus hachas y su energía viento las recubre formado una enorme hacha de dos metros, hecha totalmente de viento cortante. Jaiden ataca a Dante pero el Magno detiene el hacha con su mano desnuda.

—Parece que no eras tan fuerte como pensé. —Dice Dante. —Solo con usar mi energía de forma interna puedo detener tu ataque. ¡Cae! —Dijo apuntándole con el dedo.

Dante destruye el hacha al contrarrestarla con su propio poder. Luego golpea al sorprendido Jaiden Odo en la barbilla, dejándolo inconsciente. Dante entrega el cuerpo de Jaiden a los oficiales y pide la recompensa. Dante es guiado a la comisaria y le entregan una bolsa con monedas de oro. El agradece y procede a retirarse, pero.

— ¡Oye! —Dijo el capitán— ¿No quieres unirte a las fuerzas del emperador? Con tu poder podrías ganarte un buen puesto, una vida sin preocupaciones.
—No gracias. Quiero seguir peleando y divirtiéndome.
— ¿Peleando? ¿Es que es lo único que te importa?
— ¡Por supuesto! —Dice sonriente— ¡No hay nada mejor! La comida es deliciosa, si, lo es. El sexo es placentero, esa prostituta de la ciudad Rimroy me lo enseño PERO. ¡No hay nada que me dé más placer que pelear! Recibir golpes que duelan, se siente bien, por eso sonrió en vez de gritar de dolor. Derrotar a alguien poderoso y derrotarlo para luego pelear contra otro más poderoso y derrotarlo y así sucesivamente por la eternidad. No me gusta perder, pero hace las cosas aun más divertidas, saber que no pude derrotar a alguien y entrenar para luego poder destrozarlo. Sé que me dará mucho placer ver sus caras de sorpresa. ¡LO AMO! PELEAR LO ES TODO.

Luego de decir eso, Dante se retiro de la comisaria. En el camino se encontró con el joven oficial Bardey, quien regresaba de comer.

— ¡Tu! —Dice el oficial sonriente.
— ¿Qué pasa? —Pregunta Dante.
—Muchas gracias por atrapar al traidor. Ayudaste a proteger la paz y la justicia.
— ¿Justicia? ¿De qué hablas? —Pregunta Dante confundido.
—La justicia del imperio.
— ¿Ah? —Pregunta aun mas confundido.

— ¿Por qué te sorprendes? —Ahora Bardey es el confundido.
— ¿Qué hay de los que viven fuera del imperio?
—Ah! Ellos viven lo que les toca por ser inútiles. —Dice con una sonrisa inocente. —El Emperador decidió que vivan así y el siempre tiene razón.
— ¿Siempre?
— ¡Claro! El Emperador es el camino y la verdad, él es la más alta ley en cuanto a todo, él es la moral. Todo lo que dice es correcto, y tal vez no siempre podamos entenderlo, pero es porque nosotros no podemos entender la forma de pensar de alguien tan superior. Todas sus órdenes son correctas Aunque te pida hacer algo que no consideras moral o bueno, debes aceptar la orden pues tú necesitas su guía, ya que él es nuestro pastor. Entonces, aunque me sienta algo mal por ellos, si el emperador dice que deben vivir como la basura que son, que así sea. —Lo dijo todo sonriendo alegremente.
— ¿Qué pasa si te ordena matar a tu familia?
—Pues debo hacerlo. Porque es la orden del Emperador.
—Ya veo. Gracias por educarme sobre esto. Ahora me voy. Adiós.

Dante se retira mientras piensa que tan lavado tienen el cerebro los imperialistas. Ahora entiende mejor porque existe el ejército revolucionario.

Después de que Dante se fuera. Arkham entro a la comisaria. Jaiden estaba inconsciente, atado, pero al acercarse Arkham, despertó. Jaiden usa la liberación total. Estaba guardando su poder. Jaiden ataca a Arkham pero, el detiene su puño con facilidad, y luego lo patea con todo contra la pared, pero esta no se rompe, pues la energía de Arkham la protege. Jaiden escupe sangre, mucha. Arkham saca de su manga una pequeña esfera de un cristal de color azul cielo, pero trasparente. Levanta la cabeza de Jaiden y coloca la esfera en su boca, y entonces Jaiden siente como toda su energía es drenada, toda su poder elemental, el viento, es atrapado en la esfera. Jaiden no lo cree, su elemento ha sido robado, y ahora, sin nada que lo proteja, es asesinado.

PALACIO R`LYEH

La Emperatriz y el Emperador están sentados cada uno en sus tronos. Arkham aparece frente a ellos.

—Mi señor. El traidor ha sido asesinado. —Dice Arkham poniéndose de rodillas.
—No me interesa, Arkham. —Dice el Emperador. —Te dije que no me molestes con nimiedades. Solo sigue haciendo tu trabajo. ¡Búscame la Master Sword!
—Si señor. Me retiro. —Dijo, se levanto pero antes de irse.
— ¡Que tristeza! Me parte el corazón—Dice la Emperatriz—Tener traidores. Arkham. Tú nunca nos traicionaras ¿Verdad?
—Yo siempre seré fiel mi señora.

Arkham se retira.

—Me sorprende. —Dice la Emperatriz—Como puede inspirarnos tanta confianza llevando una máscara. Jamás hemos visto su rostro y aun así, confió plenamente en el.
—Ese es el valor de la verdadera lealtad. —Dice el Emperador. —No necesito saber nada de él para saber que es fiel. No necesito que se arranque un ojo por mí, el de verdad tiene una lealtad irrompible. Verdadera fidelidad. Por ello confiamos en el.

Al día siguiente. Dante esta bebiendo leche sobre el techo de un gran edificio. Observa a una mujer huyendo de los oficiales. La joven tiene el cabello rojo al igual que sus ojos. Aquella joven alza el vuelo con las llamas en sus pies, y todos los oficiales la pierden de vista, la velocidad que alcanza es impresionante. Los oficiales gritan.

—Jaja. Tontos. Jamás podrán alcanzarme. —Dice la joven mientras vuela. —Ahora solo debo volve…
— ¡Hola! —Saluda Dante.
— ¡Ah! ¿Qué mierda? —Dice la joven pelirroja. — (Este tipo me alcanzo tan fácil).
—Escuche a esos tipos gritar que eres una revolucionaria. —Dice feliz.
— ¿Eh? —Pregunta confundida.
—Llévame con ustedes. Quiero unirme.
—Oh okey. Mucho gusto.—dice con una sonrisa.

PUERTAS ABIERTAS

Una chica con el cabello castaño, con una trenza que le rodea el cuello, además de llevar en sus manos una libreta y lapicero.

— ¿Huh? Anna y ¿?—Dice la joven al ver a Dante con la pelirroja.
—Un nuevo recluta, dice Anna.

ARCO: LOS SHINIGAMIS.

PROLOGO.

Dante entra siguiendo a la joven de cabello castaño. Mientras tanto, muy lejos de ahí, en una ciudad alumbrada por el sol. La gente vive feliz, entre sonrisa, pero. Un hombre de cabello rubio y corto, vestido con ropas negras, mira atentamente a la ciudad.

—Kotsuchi, Onizen y Alls. Hoy les toca a ustedes.

Un hombre con una gorra roja y vestido de blanco se acerca, también se acerca un joven con el cabello gris que juega con un kunai. Por último se acerca una mujer de cabello negro y ojos grandes. — ¡Si Macho alfa! —Han dicho los tres al unisonó.

El hombre rubio levanta su mano derecha y un humo negro comienza a crearse y el dice: — ¡Peste Negra! — Entonces el humo cubre totalmente la ciudad. La gente no entiende, aun falta mucho para la noche pero todo está oscuro. La personas empiezan a tose y llorar sangre. Bebes se ahogan en sus propios fluidos. No nacidos mueren en los vientres de sus madres. Ojos se salen de las cuencas y los órganos internos han sido vomitados. Dedos y narices se pudren rápidamente. La gente corre y grita, sufre y llora. Muchos han muerto pero, muchos están vivos.

— ¡Ahora! —Dice el hombre rubio— ¡Maten mis bestias!

El de la gorra, Kotsuchi, lanza enormes bolas de fuego que queman y destruyen. Los gritos de piedad y dolor inundan los oídos de aquellas tres personas. Muchos escombros caen y aplastan a la gente. Otros, por la mano de Onizen, son degollados y desmembrados. Aquellas tres personas ríen divertidos, felices. Onizen ve a algunos sobrevivientes y decide llevárselos para su propio entretenimiento. Kotsuchi se acerca a uno que aun pone resistencia, un elementalista fuerte, aquel hombre se levanta pero, Kotsuchi atrapa su cabeza, le abre la boca y pone su mano en la abertura, para luego producir llamas que evaporan el agua dentro de su cuerpo y rostizan sus órganos. Por último, la chica, Alls, arranca algunos ojos y los pone en un frasco con un líquido verde.

—Bien hecho. —Felicita el hombre rubio.

FIN

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons