Follow by Email

miércoles, 7 de diciembre de 2016

God of The Elements: 24


Con dibujos en:
http://www.tumangaonline.com/biblioteca/novelas/19802/God-of-the-Elements

CAPITULO 24

ARCO: EL EJÉRCITO REVOLUCIONARIO

PARTE 4

CONFRONTACIÓN

BATALLA EN EL DESIERTO

Ryan Mercer camina con las manos en los bolsillos, evade los lugares planos y camina por dunas. Hacia el viene Cao Zhi, se le ve medio soñoliento, lleva una mano en el bolsillo y con su mano derecha sostiene una cantimplora desde donde bebe. Cao se tambalea mientras avanza, ya está preparado para pelear.

—Cao Zhi del Estilo borracho ¿Verdad? —Pregunta Ryan.
—Oah! ¿Soy conocido? —Responde tambaleándose.
—Sí. Derrotaste a un escuadrón de rango D tu solo. Pero. Yo no soy tan débil.

Mercer cubre su mano derecha con sombras y la blande rápido para emitir energía, energía en forma de cuchilla que destruye la cantimplora de Cao.

— ¿Eh? ¿Agua? —Dice Mercer sorprendido.
—Pues claro. ¿Qué esperabas? ¿Licor? Deja de ver tanta televisión.

Mercer levanta los puños. El no posee un estilo de pelea, al igual que la familia Yakuza, su familia confía en los instintos de pelea. Los ojos de Mercer han detectado a la presa, y ataca. Un derechazo rápido es evadido con una caída borracha: Cao se deja caer de espaldas mientras patea el pecho del rival. Luego rueda hacia atrás y se vuelve a poner de pie. Mercer vuelve a atacar, sus rápidos jabs son evadidos por los movimientos extraños de Cao, aquel guerrero pareciera que se mueve sin orden, que simplemente no puede mantenerse en pie pero, todo es parte de uno de los estilos más difíciles del Kung Fu. Cao contraataca golpeando con el revés de su mano derecha, el golpe es tan fuerte que le saca un diente a Mercer.

—Parece que no es tiempo de jugar. —Dice Mercer escupiendo sangre.
—A penas y te golpee. Eres muy débil, Mercer. —Dice burlón.

Puños, pies, cintura y cuello de Mercer se envuelven en sombras. Cao sonríe, se quita la camiseta y se pone en posición de pelea mientras la luz envuelve sus extremidades.

— ¿Luz? Ya veo. Tú fuiste el del ataque. Luz vs Sombras. ¡Perfecto!
—Veremos quién es el más resistente. —Dice Cao sonriendo.

Mercer ataca con furia, ya no solo usa sus puños, ahora todo su cuerpo ataca. Aun así, los puños, patadas, rodillazos y codazos no logran conectar, los movimientos de Cao son rápidos y sus reflejos lo ayudan mas, en cada ataque evade y contraataca a toda velocidad con rápidos golpes con el revés de sus manos. Mercer cada vez esta mas cansado, su respiración se agita y su cuerpo recibe golpe tras golpe y todos en los mismos lugares, su boca y su sien izquierda. Al darse cuenta de la lentitud de los ataques de su rival, Cao decide contraataca, y lo hace con una patada rápida al pecho, pero Mercer logra contraatacar con una patada zurda rápida al rostro. Cao cae a la arena, y se levantan dándole la espalda a su rival, quien busca atacarlo rápidamente, pero Cao se deja caer y se arrastra de espaldas a toda velocidad entre las piernas de Mercer, para luego golpearlo con un codazo derecho en la espalda, para luego usar su brazo para agarrar el cuello de Mercer, y cargando mucha energía en su puño derecho, golpea con todo la potencia en la Fascia Toracolumbar de su rival.

La energía recorre toda la columna de Mercer causando una fractura, las 33 vertebras y la medula espinal son destruidas. Mercer cae, Cao coloca su mano sobre su cabeza y diciéndole “lo siento” la destruye con una explosión. El cuerpo de Mercer perdió mucha defensa al perder su energía, las sombras y la luz se absorben entre ellas, si posees menos energía elemental que tu rival, no tienes posibilidades de ganar, mientras más avance la pelea, mas energía perderás, ya sea por tus propios movimientos o por la absorción de tu energía. Cao ha ganado completamente y se ha hecho más fuerte.

BATALLA EN DESIERTO CON ROCAS GIGANTES.

Irina camina hacia Adriada Iemitsu. Irina mira a su derecha varias rocas de 20 metros acumuladas de tal forma que formaban un cuadrado grande, probablemente haya sido la casa de una bestia del desierto. En el desierto no solo hay bestias que viven bajo tierra, también existen muchas que viven sobre el desierto y todas son de gran tamaño. Adriada se acerca a Irina y le sonríe arrogante.

¿Una niña? —Habla Adriada —Jaja. ¿Enserio esta es mi rival?
—Tú no te ves tan mayor.
—Tengo 22 años.
—Y yo 18, no hay mucha diferencia.
—Eres una niña si crees que puedes ir en contra del imperio.
—Tú eres la niña si crees que son invencibles. —Dijo Irina, seria.
—Dime… ¿Cuántas personas dejaste morir? —Dijo esto con una sonrisa burlona. — Lo sé. Sé que tu gente debe abandonar a quienes no puede proteger. Ustedes son débiles, deben dejar morir a las personas que son atacadas por escuadrones de alto rango. Todos ustedes son unos niños si a pesar de que no pueden proteger a todos, aun creen que pueden derrocar al imperio.
—Podremos. Tal vez no ahora. Pero algún día podremos, el sueño del capitán de crear un Imperio donde todos puedan vivir felices se cumplirá. Para eso existimos.
—Ahh. —Suspiro—Trate de hacerte entender pero creo que los niños nunca escuchan.

Adriada levanta ambos brazos y sus puños están a la misma altura que sus ojos, su rodilla izquierda es ligeramente levantada. Irina se siente en peligro. El estilo de Adriada no es el Muay Thai, si no su predecesor, el Muay Boran.

La oficial ataca con jabs zurdos a una gran velocidad, aun así, llevan una gran potencia e Irina la siente al evadir cada ataque ya que el aire se distorsiona. Irina es una Kickboxer, pero su manejo de piernas es inferior a su boxeo. La revolucionaria evade los rápidos ataques, pero tiene problemas, cuando su rival empiece a usar sus piernas, ya no podrá esquivar más. Y así sucede, Irina bloquea con una defensa tortuga los ataques de Adriada, quien cada vez golpea más rápido y más fuerte, pues cada vez está liberando más energía, hasta que finalmente usa la liberación. Irina recubre sus brazos de hielo y así logra contener los fuerte golpes de Adriada quien ha bañado sus puños, pies, etc en energía natural, por lo que, una luz grisácea brilla con fuerza.

— ¡Pelea! — Grita Adriada. — No es divertido si no ataques.
— Lo hare a su debido tiempo.

Irina no responde, pues, quiere aprender los patrones de ataque de su rival, así podrá dominarla al conocer sus hábitos, pero, Adriada no es tonta aun lo parezca. Irina había notado que por su forma de hablar ella era alguien muy impulsiva, pero al parecer también sabe lo que hace a la hora de pelear. Adriada ataca aun mas rápido, sus puños y patadas siguen yendo dirigidas a los brazos de Irina, la revolucionaria no entiende porque no ataca sus piernas, deduce que ella solo se está divirtiendo. Irina espera el momento y cuando su rival está a punto de golpear, ella ataca rápido con un directo derecho a la barbilla. Un golpe certero, pero débil, Adriada se recupera y de un rodillazo al estomago, la hace escupir sangre y la empuja hacia las rocas.

La liberación total no es algo fácil de hacer. Ni Mercer ni Adriada son capaces de hacerlo, en el caso de Mercer tuvo la mala suerte de que Cao si era capaz de usar ese nivel, pero, Irina no es capaz, de hecho, a pesar de ser la sub capitana, es muy débil.

Irina se levanta y escupe sangre, Adriada camina hacia ella muy confiada, demasiado. Logro escuchar el ruido pero no lo hizo a tiempo para evadirlo, una bola de agua de casi un metro explota contra la espalda de la militar, causando un gran daño y mareándola. Irina no desaprovecha y la golpea (después de cubrir sus puños con hielo) al rostro de Adrianda buscando noquearla, pero solo logra hacerla caer, y cuando estuvo a punto de terminarla, un rayo de energía disparado desde la palma de Adriada se dirigió a ella, tuvo suerte de que sus reflejos le permitieron cubrirse a tiempo y evitar más daño. La militar se pone de pie rápido, se acerca rápido a Irina y pisa con su pie derecho para luego girar su cadera junto con su hombro para golpear con un codazo cargado de energía al brazo izquierdo de Irina (Sok Phung). Irina logra bloquear pero su brazo se ha roto y cae dejándola indefensa, por lo cual, la patada derecha de Adriada impacto con todo en su mejilla izquierda.

Irina se levanta, su mejilla se ve cubierta con hielo.

—Vaya que tienes buenos reflejos. —Dice Adriada.
—Era obvio que atacarías ahí. —Dice Irina sonriente.

Adriada coloca su brazos en 3 y 9, como las manecillas de un reloj. Irina espera como siempre, pues, Adriada no tiene patrones de ataque, ella solo golpea como salga, por ello, debe esperar pues no es rival en una batalla directa. La militar ataca con puñetazos rápidos, Irina intenta retroceder pero Adriada se acerca a ella antes que logre dar un paso hacia atrás, Irina siente que tiene a un tigre frente a ella. El zurdazo de Adriada conecta en la nariz de Irina quien no logro aguantar con su brazo derecho, luego ataca con un codazo con giro (Sok Klab) Luego una patada lateral a las costillas, luego usando ambas manos atrapa el cuello de Irina (Clinch) y la golpea con potentes rodillazo al estomago. La sangre sale y sale de la boca de la revolucionaria, se sienta mareada y su estomago ha recibido mucho daño.

— ¿Ya no puedes mas, niña? —Dice Adriada sin soltarla pero dejando de golpear.
—Aun…—Escupe sangre. —Aun no me vences.
— ¿Aun crees poder ganar? —Dice burlona y dominante.
—Exacto. — Con voz baja. — Hidro-Explosión.

Una enorme explosión de agua golpea la espalda de Adriada, ella suelta a Irina y grita de dolor, varios huesos han sido rotos y ella cae de rodillas.

—Aun podías hacer eso. —Dijo Adriada con voz baja, le duele hablar.
—Eres muy confiada. No te das cuenta de las cosas a tu alrededor. Claro que en fuerza y velocidad eras superior, pero esa no es la única forma de ganar. Mientras me golpeabas, yo dejaba y dejaba fluir mi energía detrás de las rocas, aproveche su gran tamaño, por ello deje que me golpearas dirigiéndome hasta ellas. Soy débil, soy muy débil, pero tengo mucha energía, lamentablemente mi cuerpo no es lo suficientemente fuerte para poder usar toda en modo de combate.

— ¡Maldición! —Grita Adriada. — ¡Aun no estoy acabada!

Ella se levanta pero su cuerpo no responde bien a sus órdenes, por ello, un potente Uppercut conecta y la deja inconsciente. Irina escupe sangre, reúne energía en su pie derecho y cerrando los ojos, pues no quiere ver lo que hará, la golpea con una patada hacha en la cabeza, aplastándola por completo.

—Mierda. Tengo varias costillas rotas, ni hablar de mi brazo izquierdo. Estoy perdiendo mucha sangre, me cuesta respirar, gaste mucha energía en ese ataque. Debo…Debo volver a la base.

Irina camina con lentitud. La base no esta tan lejos, no hay militar cerca, todos aun tienen sus peleas, tiene el camino libre, siempre y cuando no aparezca alguna bestia. Pero parece que todas están siendo atraídas hacia donde Yakuza ha llegado, el disparo de Cao no solo fue un rayo, también lanzo una capsula que al tocar contra el suelo, se abrió expulsando una potente feromona, aun así, puede que haya algunos que no han sido atraídos, por ello debe andar con cuidado. Se alegra de tener a alguien tan inteligente como Tea, a pesar de que su personalidad lasciva no le agrade, le da las gracias por estar de su lado.

Cañares mira con binoculares el curso de las batallas. Observa a Irina y le dice a Tea que vaya donde esta, que debe curarla. Tea sale de la base, se encuentra a Dante sentado sobre una pila de Evers con armadura, el sigue jugando con su zorro.

— ¿No piensas pelear, Dante?
—Si que peleare. Solo quería jugar un rato, Vulpes es así, muy juguetón.
— ¿Te gustan los animales?
—Claro. Y ellos también me quieren, siempre se me acercan, solo los bestia son difíciles de tratar, ya que ellos si me ven como alguien peligroso.
—Ya veo. Debo ir a curar a alguien. Nos vemos.

Dante sigue jugando con Vulpes.

— ¿Quién es el zorrito más lindo? Si tu ¿A quién le gusta revolcarse sobre una pila de cadáveres de soldados imperialistas? Si tu.

FIN

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons