Follow by Email

martes, 17 de enero de 2017

God of the elements 26


Leer con dibujos:  http://www.tumangaonline.com/biblioteca/novelas/19802/God-of-the-Elements

CAPITULO 26

ARCO: EJERCITO REVOLUCIONARIO.

PARTE 6

CONFRONTACIÓN

BATALLA EN EL DESIERTO

Mana Njie no se anda con juegos. Tiene frente a él a Diana Wolzik, y no perderá el tiempo peleando contra ella, la derrotara rápidamente. Diana desenvaina su Alfanje, Mana cubre su cuerpo de truenos, Diana recubre su arma con sombras, Mana levanta la guardia y sus extremidades son atrapadas por las sombras. La hoja busca rebanar al revolucionario pero, rebota.

—Parece que tu poder es demasiado bajo como para lastimarme.

Mana asesina a Diana a base de puñetazos en todo el cuerpo. La batalla termina rápidamente.

Anna camina por el desierto. Su rival será el oficial Kuma Belucci. Anna se ha cambiado de ropa y se ha despeinado el cabello. Ahora viste una camiseta blanca sin mangas y de cuello amplio. Sus manos y brazos están vendados. La batalla será en un desierto total, no hay rocas ni nada cerca.

—Anciano. Fuera de mi camino. No tengo tiempo que perder. —Dice Anna.
—No seas tan arrogante mocosa. —Responde—Cabello rojo y ojos del mismo color. Ya veo. Tú debes ser la mujer de los niños perdidos. ¿Qué son ustedes?
—Debes ganarte esa información.
—Por supuesto.

Kuma se mueve a toda velocidad hacia Anna, ella intenta retroceder pero tres muros emergen del suelo, uno detrás de ella y los otros dos a sus costados, encerrándola, además, del muro trasero salen esposas que la atrapan y la inmovilizan, logrando que el violento derechazo de Kuma impacte en su estomago con facilidad. Anna siente un dolor inmenso y escupe mucha sangre. Kuma la agarra del cuello y la ataca con un cabezazo recubierto de acero.

— ¿Eso es todo? —Pregunta decepcionado. —Esperaba más de ustedes, niños perdidos.
—Jaja. —Ríe y escupe más sangre. —Recién estamos comenzando.

Anna expulsa un calor abrazador, destruye las esposas y se libera para luego atacar con un derechazo al rostro de Kuma, quien siente el golpe y retrocede, sube la guardia y bloquea el rodillazo de la pelirroja. Kuma se siente en peligro y entra bajo tierra para escapar. Anna mueve los ojos a todos lados, y logra bloquear una patada con su brazo. El militar vuelve a entrar bajo tierra una y otra vez pero sus ataques son bloqueados siempre. Anna ríe arrogante, sus enormes reflejos nunca la defraudan. Kuma deja de atacar.

— ¿Qué siente anciano? No puedes golpearme. —Dice arrogante.
—Todavía estoy entrando en calor.
—Oh! Pues….Déjame darte más calor.

Anna crea una enorme bola de fuego con su mano derecha, instante después, la bola de fuego cambia un poco de color, se vuelve algo mas amarillenta, es energía solar. Anna grita “Toma” y lanza la bola a toda potencia. Kuma está sorprendido del poder de aquella bola de energía, pero entrar bajo tierra es algo rápido y logra escapar del ataque.

Kuma ha salido a espaldas de Anna y logra atraparla del cuello con dos manos de acero las cuales emergen de la tierra. Más manos de acero atrapan las extremidades de Anna, es inmovilizada una vez más, y el militar recubre sus manos de acero y golpea su espalda con vehemencia. Anna expulsa más poder y se logra liberar, Kuma ha quedado con algunas quemaduras en su cuerpo, pero estas son curadas rápidamente. Kuma está muy enojado.

Anna sonríe, no está muy lastimada. Kuma siente que ya es hora y usa la liberación total. El cuerpo de Kuma se ve recubierto de acero.

—Ahora comienza lo bueno, mocosa. —Dijo serio.
—Ah! Ya veo. Como digas. —Dijo tranquila.

Kuma sonríe, no le ha molestado su insolencia, y sonríe pues está feliz de poder hacerla callar. Kuma piensa que ella es muy fuerte, cree que ella también puede usar la liberación total, pero no entiende porque no lo hace. ¿Acaso es tan arrogante que cree poder vencer en su estado base? Eso ya no importa. Debe derrotarla y llevarla con el capitán, su posición se mantendrá solida al lograrlo, por eso mando a todos a distintos lugares pues el presentía que se encontraría con ella yendo por el camino que eligió.

Anna sube la guardia y espera sonriente. Kuma ataca con un potente derechazo, Anna bloquea con ambos brazos, pero sus huesos son molidos y el puño sigue de largo golpeando su rostro y mandándola a volar lejos. Kuma camina un par de pasos, entra bajo tierra y sale al lado izquierdo de la revolucionaria tendida en el suelo. Ella lo sigue con la vista, la nariz de Anna sangra y también está rota. Kuma le dice que ahora solo le queda dormir, entonces su mano derecha se transforma en un enorme mazo que busca golpear la cabeza de su rival. Este sube y baja rápidamente pero la mano izquierda de Anna detiene el ataque ante la sorpresa de Kuma, ella sonríe y su mano se envuelve en llamas y una explosión se crea.

Kuma se ve envuelto por el polvo, pero al despejarse, observa como Anna corre a toda velocidad. El molesto militar crea muchos bloques de piedra y los lanza contra Anna, quien los evade moviéndose rápidamente gracias a las llamas en sus pies y manos. Kuma aprovecha el momento en el que ella evade y llegando rápidamente a su posición, la golpea con un rodillazo en el estomago, para luego agarrarla del cabello y golpearla en la cara con un zurdazo, para finalmente tirarla contra el suelo.

Anna se levanta, su boca sangra ligeramente, su frente también, hay pequeñas manchas cerca de sus ojos. Aun así, sonríe y levanta la guardia.

—No caeré tan fácil, anciano.
—Arrogante hasta el final ¿Verdad?

Kuma piensa en lo extraño de la situación. Ella es demasiado resistente, aguanta todos sus golpes a pesar de la diferencia de fuerza. Sabe que no debe contenerse, si quiere derrotarla debe dejar esta forma de pelear, debe atacar como si quisiera matarla. La mirada del militar ha cambiado, Anna siente la sed de sangre.

Otra vez, manos de acero atrapan a Anna, pero en esta ocasión, son mucho más fuertes, está totalmente inmóvil y no puede zafarse por más energía que expulse. De la arena sale una lanza, Kuma la empuña y la clava en el estomago de Anna, esta grita por el dolor cuando es traspasada de lado a lado, Kuma levanta la vista y esperaba verla asustada pero, todo lo contrario, ella aun sonríe. La hoja de la lanza se agranda y el daño se incrementa al igual que los gritos. Finalmente ha dejado de gritar, pero no está muerta, solo muy debilitada. Las manos de acero desaparecen y Anna queda suspendida por la lanza. Kuma sonríe complacido. Pero. Anna levanta la cabeza, sonríe, agarra del cuello a Kuma con la mano derecha y lo aprieta, escupe una gran cantidad de sangre y habla. — ¡No te creas que has ganado! —Kuma siente como su cuello se quema, retira la lanza y se separa. Las llamas recubren el enorme agujero en el estomago de Anna, y este comienza a cerrarse rápidamente.

— ¿Cómo puedes curarte a tal nivel? Solo los usuarios de las sombras pueden hacerlo.
— ¿Cómo pudiste lastimarme tanto? ¿A caso no soy de vital importancia?
—Mis órdenes son llevarte con vida, me dijeron que podía lastimarte lo suficiente para poder controlarte. Hice lo que tenía que hacer.
—Ya veo. —Dijo relajada.
— ¿Qué eres? —Pregunta serio.
—Cierto. Ya te ganaste el derecho de saberlo. Soy la única mujer de los cuatro niños perdidos. Me llamo Anna, Anna Zakrev. —El fuego recubre su cuerpo, el aura de llamas comienza a tomar la forma de un ave—Nombre clave: Suzaku. Soy Anna Zakrev ¡La fénix!

Kuma ataca con un derechazo que es detenido con facilidad por la mano izquierda de Anna. Ella sonríe arrogante, junta los dedos de su mano derecha y con un rápido movimiento corta el brazo de su rival. Kuma se agarra su brazo, el dolor es supremo. La parte que quedo en la mano de Anna ha sido convertida a cenizas.

— ¿Qué pasa? Si no curas tu brazo rápido perderás mucha sangre…. Oh! Ya veo. No puedes hacerlo. Mis llamas no son tan débiles. —Dijo sonriendo sombríamente.

Anna se mueve rápido, mete su mano derecha en el pecho de Kuma y le arranca el corazón, Kuma cae de rodillas. Anna incinera su corazón.

—No debiste forzarme a entrar en este estado. Pierdo un poco la cabeza.

Kuma sonríe resignado, Anna coloca su mano sobre su cabeza y lo reduce totalmente a cenizas. Las llamas se desvanecen y Anna regresa a la normalidad.

Una explosión ocurre a lo lejos. Anna siente las llamas que fueron expulsadas en esa explosión.

—Parece que fue necesario hacer explotar una de las figuras geométricas que tenían mi energía. ¿Quién habrá muerto? ¡Maldición!

MONTAÑA

Mario Subotic se acerca al capitán Yakuza, le entrega su té. El capitán Mako Yakuza le pide que verifique como van las peleas. Mario usa unos binoculares y observa todo el terreno. El cuerpo de Diana está destrozado. El cuerpo de Ryan ha sido decapitado y Adriada también ha perdido la cabeza. No hay rastro de Kuma ni de Kanya.

—Solo están vivos Zokia y Alex, señor. —Dijo algo temeroso.

Yakuza se quedo callado. Kenshin seguía peleando contra las bestias que salían de la tierra. Está cansado pues ya ha asesinado a muchos, pero no paran de salir. Se pregunta porque todos vienen hacia acá, no tiene idea de las feromonas.

Dante ha dejado de jugar con Vulpes. Le dice que se quede acá y el zorro obedece. El Magno se levanta y es observado por Mario. El mayordomo le avisa al capitán Yakuza sobre su presencia. Por primera vez el capitán ha mostrado una emoción. Esta feliz, mete la mano en el bolsillo de su pantalón y saca una fotografía. En aquella foto esta Dante a sus 15 años. Arkham se la dio y le dijo que era el niño que huyo de él hace más de una década. Yakuza ordena a Mario. El mayordomo llamada a Zokia.

—Zokia. Dante Magno esta aquí, tienes que capturarlo.
—Claro. —Dijo sonriente.

Zokia corta. Alex Togo le habla.

—Alex.
— ¿Si?
— ¿Cuánto tiempo entrenas?
—Mucho tiempo.
—Y aun así no has mejorado en nada. Eres igual de débil que siempre.
— Lo sé. Aun así me alegra estar con todos ustedes. Ustedes son mi nueva familia, y te considero un hermano. Eso es suficiente ¿No?
—Alex. —La mano derecha de Zokia se envuelve en sombras, en una garra. —No perteneces aquí. Eres débil, demasiado débil. Ya estoy cansado. No eres necesario.

El estomago de Togo es atravesado y cae de rodillas. Recuerda rápidamente aquel día cuando tenía 12 años y su madre moría desangrada. El lloraba desconsoladamente, pero ella sonreí y le decía que la imitara, que no importaba la situación, debía sonreír.

Alex Togo cae muerto con una sonrisa.

—Matando a tus compañeros. Que admirable. —Dice Dante.

—Gracias por ahorrarme el ir a buscarte. Esta vez no será como entonces. Aquí no hay nadie que venga a salvarte. —Dijo cubriéndose de sombras.
—No necesito ayuda. Ya no. Pero si tienes razón. No será como antes.

FIN

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons