Follow by Email

martes, 17 de enero de 2017

God of the Elements 28




Con dibujos: http://www.tumangaonline.com/biblioteca/novelas/19802/God-of-the-Elements

CAPITULO 28

ARCO: EJERCITO REVOLUCIONARIO

PARTE FINAL

Recostado sobre una roca esta Dante. No puede moverse. Tiene los ojos bien abiertos y una sonrisa arrogante mientras espera ser asesinado. Kenshin se acerca a él con su katana en mano, es hora de la venganza. El acero sube y cae a toda potencia….Pero. La espada ha sido detenida por la mano envuelta en acero de Mario Subotic.

— ¿Qué haces, Mario? Entiendo que también quieres matarlo, pero debes dejármelo.
—Kenshin. Retírate. —Dijo con una voz seria.
— ¡No! Debes dejarme…
— ¡Kenshin! Tú no puedes vencerme, no te recomiendo enojarme. Regresa.
—Yakuza está muerto. Ya no hay mas escuadrón.
—Pero aun sigues siendo un soldado. Regresa al imperio con los demás. Es tu deber.

Kenshin y los demás soldados de infantería que lograron sobrevivir suben a uno de los autos y retornan al imperio. Mario mira fijamente a Dante.

— ¿Cómo vas a matarme? Debes estar molesto. No deje ni rastros de tu amo.
—Estas equivocado. —Dijo para luego arrodillarse. —Mi amo esta aquí.
— ¿Qué?

53 MILLAS AL NORDESTE

En un auto. Dos personas están sentadas en el capote. Uno es un hombre de ojos azules con el cabello rubio y largo. Lleva una casaca blanca cerrada con el cuello negro. En su hombro derecho tiene una especie de hombrera con signos en ella. La otra persona es un hombre de piel negra y el cabello corto. Él está mirando por unos binoculares.

—Capitán D´mastio. Parece que Yakuza fracaso. —Dijo Gio Kay.
—Sí. No me sorprende que la porquería no pueda vencer. —Dijo el capitán sonriendo.
—Confió en que ustedes lo hagan. —Dijo una voz.
—No se preocupe, señor Arkham. Nosotros si obtendremos resultados.

Arkham desaparece tan rápido como apareció. La velocidad que posee es asombrosa.

— ¿Ese es el consejero? —Pregunta Gio.
—Exacto. El tercer rango más fuerte del Imperio. Es muy hábil. Hemos pasado mucho tiempo intentando encontrar una de las sedes el ejército revolucionario, y él lo ha logrado tan fácilmente. Desearía saber como lo hizo.
—Lo importante ahora es hacer nuestro trabajo. ¿Podemos ganar?
—Estoy seguro de la superioridad de nuestro escuadrón. Él chico que acaba de matar a Yakuza no está en condiciones de pelear. El único problema que tengo es su capitán.
No he podido ganarle nunca. Zadex Xion Azze.
— ¿Azze? ¿Nobleza? —La sorpresa se apodera de Gio Kay.
—Y de prestigio. Son líderes en tecnología. Zadex la robo en su escape.
— ¿Fue en contra de toda su familia para ser un líder revolucionario? ¡Absurdo!
—Absurdo o no. Es la realidad.
—Siempre me he preguntado. ¿Por qué el Emperador no los busca y ataca?
—“Siempre es más divertido tumbar los sueños de los demás en el momento en que creen que pueden lograrlo” Eso me dijo una vez. Para él, ellos son solo hormigas, son seres cuya existencia no le molesta en absoluto. “Si no estás de mi lado, solo eres basura” También me dijo eso. En pocas palabras. A él no le interesa.
—Ya veo.
—Dile a los soldados que vengan.
— ¡Si señor!

BASE TEMPORAL

Dante ha sido llevado a la base por Tea quien fue a buscarlo. El Magno explico que el mayordomo venia con él. Nadie dijo nada, ahora todos confiaban en él y en sus palabras. Dante fue curado por Tea pero, su energía apenas y pudo ser restablecida. Estaba muy cansado y según el diagnostico, no deberá poder pelear en semanas.

Irina conversa con el capitán sobre si es buena idea aceptar a Mario.

—Si Dante lo pide, no hay problema.
—Me sorprende que confié tanto en él.
—Supongo que se juzgar a las personas. Alista todo Irina. Partimos.

Irina avisa a Cañares que la partida será inmediata. Todos salen de la base. Cañares saca un control con muchos botones, unos 20 en total. Aprieta el botón transparente y toda la base comienza a transformarse. Solo tomo un par de minutos para convertirse en un largo tren de 17 vagones.

Irina habla con fuerza:

¡Muchachos! Regresaremos a Albama. Nos tomara 4 días llegar. Debemos partir lo más rápido posible. Dudo mucho que el escuadrón Yakuza sea el único que sepa de esta localización. Hemos sufrido en la pelea contra un escuadrón de rango C. No quiero pensar que pasaría si nos ataca un escuadrón de mayor rango. Los únicos capaces de pelear son Cao, Njie, Anna y el capitán. Hemos perdido a Alkuro y a Crisela. Ya los hemos enterrado incinerado. Debemos ser fuertes y seguir adelante. No caeremos tan fácilmente. ¡Cumpliremos nuestro objetivo!

El tren es abordado y se vuelve invisible. En el vagón 13, Dante esta recostado, con los ojos cerrados, con Vulpes sobre él. Miku, el hermano menor del capitán, se acerca a él.

— ¡Oye! —Le grita Miku a Dante.
— ¿Eh? ¿Qué quieres niño?
—Quiero ser tu aprendiz.
— ¿Aprendiz?
—Sí. Tu forma de pelear es increíble. Estuve observándote.
—Veras. —Dice Dante levantándose ligeramente. —No es tan fácil.
—Trabajare duro.
— ¿Por qué no se lo pides a tu hermano?
—Él siempre está ocupado. Además el usa un arma, y yo quiero usar los puños.
—Ya veo. Bueno. Supongo que puedo dejarte entrenar conmigo. Pero te advierto. Ahora que tendré ese domo de entrenamiento a mi disposición, serán ejercicios muy duros. Estarás cerca de morir muchas veces.
—No importa.
—Muy bien. —Dante ve algo en la mano de Miku— ¿Y esa libreta?
—Oh! En ella apunto todos los escuadrones que derrotamos. Este sería el numero 15. Lo raro es que al Emperador no parece importarle cuantos escuadrones caigan.
—Me emociona mucho poder pelear contra tantos escuadrones. Desearía poder enfrentarme a todo el Imperio por mi cuenta, pero, eso aun esta fuera de mis posibilidades. Por eso necesito ese Domo, debo ser más fuerte, para tener más diversión.
—No hay tantos escuadrones. Creo recordar que solo eran 80. Nosotros les hemos quitado 15. Los hunters creo que han derrotado a 12. Y los Shinigamis se dice que han matado a 24 escuadrones.
— ¿Quiénes son esos?
—Los hunters son un grupo de asesinos. Pero solo matan imperialistas. Ellos están de nuestro lado. Son amigos. Y los Shinigamis…Pues….Solo son asesinos. Matan imperialistas pero también asesinan a gente inocente. Ellos no buscan ninguna revolución, solo se divierten peleando y asesinando. Solo son bestias.

El tren se detiene. Se ve atacado por un escuadrón. El escuadrón D´Mastio.

—Yo peleare contra Zadex. —Dice el Capitán D´Mastio. —Ustedes causen un poco de destrucción.

El capitán X sube al techo del primer vagón. En su mano derecha tiene un arma cubierta por una enorme venda. La desata y deja al aire libre una lanza negra. D´Mastio se para frente a él con su espada en mano.

Mana Njie le planta cara a Ed Morales. Un joven de 22 años. De piel morena y cabello corto. Cao Zhi por su parte. Esta frente a frente con una joven de estatura pequeña. De rostro claro, terso e inocente. De cabellos negros recortados. En sus manos lleva dos guantes de gran tamaño.

Anna esta cerca del último vagón, el más grande de todos, donde están refugiados todos los esclavos rescatados. Está ahí para protegerlo. Un hombre negro se acerca a ella. Es Gio Kay, quien lleva en su mano derecha una cadena. Cadena que está conectada hacia un bozal en la boca de una mujer de cabello rubio. Aquella mujer tiene unos ojos extraños. Ella se está movilizando como lo haría un perro.

—Pelear contra un oficial y una perra será algo muy divertido. —Dice Anna.

Caminando por encima de los vagones se acerca Dante. Tambaleándose ligeramente. Anna se sorprende de verlo de pie. Tea sigue gritándole que no debe moverse en su condición, pero él sigue avanzando a paso lento. Gio lo mira fijamente. Separa la cadena del bozal y la perra ha quedado libre, y sin perder el tiempo, usando energía natural en sus pies, sale disparada a toda velocidad contra Anna.

La pelirroja logra evadir con mucha dificultad, la velocidad de aquella mujer es digna de reconocimiento. Gio se ha movido hacia Dante y dispara un derechazo que el Magno bloquea con ambos brazos, pero la fuerza del golpe lo impulsa hacia atrás.

— ¿Piensa poder vencerme en tu condición, Magno? —Pregunta Gio serio.

Dante se levanta, se limpia la ropa y sonríe. Sus manos se cubren en llamas.

—Mi 20% es suficiente para terminar de cocinarte. —Dijo arrogante.

Anna sigue evadiendo los ataques de la mujer de cabellos rubios. Anna ya se ha acostumbrado a su velocidad, pero los ataques de su rival son bastante salvajes y no siguen un orden. No existe patrón, por lo que todos sus ataques son difíciles de prever.

La espada de D´Mastio se blande de forma horizontal, pero es bloqueado por la punta de la lanza. El capitán X blande la lanza de abajo hacia arriba de forma vertical. Pero es bloqueado por la espada cubierta en fuego. La lanza se baña en sombras, la punta se abre de tal forma que las partes que conforman la hoja quedan en forma de x. X que crece por la influencia de las sombras. La Lanza X ha aparecido. D´Mastio retrocede y bloquea con gran dificultad el primer ataque de la nueva arma.

Los cuerpos de ambos se cubren de sus elementos y la velocidad de sus ataques se incrementa. D´Mastio retrocede luego de bloquear un fuerte ataque, y antes de que pudiera contraatacar, la lanza bajo rápidamente y lo obligo a detener el ataque, causando que su pierna derecha se arrodille y él quede totalmente doblegado a esperar su muerte.

—D´Mastio. Ríndete. No quieres morir aun ¿verdad? Si esto continua te asesinare. Darás pelea por un tiempo y en ese tiempo mis compañeros pueden morir. Tarde o temprano terminara matándolos a ellos. Por eso, por el bien de todos. Retírate.
— (¡Maldición! Nada ha cambiado en 10 años) Me iré solo por hoy.
¡Alto! ¡Retirada!

— ¿Eh? Recién estaba comenzando. —Dijo Dante antes de caer desmayado.

Tea lo lleva a su vagón, debe descansar.

No hubo bajas.

— ¿Está seguro de no seguirlos? —Pregunta Gio Kay
—Las sombras de Zadex tienen mucho alcance. Es una pérdida de tiempo.
— ¿Qué haremos ahora?
—Me disculpare con el consejero. Nada más podemos hacer…Por ahora.

ALBAMA

Albama es la sede principal del ejército revolucionario del oeste, así como la sede principal de todo el ejército. Es un lugar bastante grande. Hay un domo de entrenamiento. Un Gimnasio con maquinaria de alta tecnología. Maquinas expendedoras de bebidas energéticas. Los cuartos de los soldados están juntos en un edificio. El aire es limpio y el clima agradable. Pero esto es solo la parte de arriba. Bajo la sede hay una pequeña ciudad subterránea donde viven los pueblerinos y aldeanos que han podido ser salvados. La sede funciona y esta oculta gracias al cubo.

En el portón, un hombre está parado. Tiene un rostro golpeado por los años. Su cabello es negro y corto. Lleva en su mano derecha una maza de guerra. Su nombre es Aarón Rodríguez. Tiene 42 años y es el portero.

El tren se detiene y todos bajan de él. Comienzan a entrar todos. Uno de los últimos es Dante, quien camina con ayuda de Tea. Mario va detrás de ellos. Vulpes también. Aarón se planta firme frente a ellos.

— ¿Qué pasa? —Pregunta Tea.
—Ellos son nuevos. Debo revisarlos. —Responde Aarón.
—El capitán ya les dio el visto bueno. —Replica Tea.
—Aun así.

Aarón se acerca a Dante y lo mira fijamente. Hace lo mismo con Mario. No vio malas intenciones en ninguno. Aarón posee la habilidad de saber ese tipo de cosas. Es la razón por la que es el portero. Es una habilidad que no sirve en batalla.

—Magno. —Habla fuerte. —No he visto malas intenciones pero tampoco he visto buenas. Eres extraño. ¿Conoces el bien y el mal?
—Que preguntas tan raras haces. —Responde Dante.

El capitán x se encuentra con dos personas en su oficina. Son dos mujeres. Una es una mujer de cabello largo, guinda arriba y negro abajo. Su rostro es arrogante. La acompaña una mujer de cabello largo y rubio. De ojos azules. Lleva una gorra con visera.

—Felicia. —Habla el capitán. —Y Jamie. ¿Qué hacen aquí?
—Vine a visitarte. ¿Algún problema? —Responde Felicia.

Un joven negro y su pequeño hermano juegan en una cancha de baloncesto. El joven hace jugadas de básquet callejero con la pelota en llamas. El niño ve a Mana Njie venir hacia ellos, abre los brazos y con una sonrisa grita con todas sus fuerzas: “¡Papá!”
Mana lo carga en brazos y lo abraza fuerte. El joven se acerca a su padre y chocan puños.

—Mamá estará feliz de verte, viejo. —Dijo el joven.
— ¿Dónde está tu madre, Marlon? —Le pregunta Mana a su hijo mayor.
—Durmiendo. Ha sido un día difícil. —Responde cabizbajo.
—Ya veo.

OFICINA DEL CAPITÁN

—De hecho hay un problema. —Dice Zadex. —De alguna forma descubrieron la localización de la base temporal donde estuve hace pocos días.
—Ya veo. Eso es interesante. —Dice Felicia.
—Tú eres la única que puede causar ese problema, Felicia. Entras a ese cuarto con Jamie. ¿No es así?
—Insinúas que Jamie es una espía. Ella ha estado conmigo mucho tiempo.
—Lo sé. Pero no se me ocurre nada más. —Dijo cabizbajo.
—Penny y Jimbe. Ellos son muy cuidadosos. Entiendo la dificultad. Todos los reclutas pasan por la máquina de la verdad, y nadie ha salido mal. Intentare averiguar la razón.
—Bien. Te lo agradezco.

ALBAMA-PLANTA ALTA

Irina le dice a Tea que ella se encargara de Dante, que le presentara al resto del grupo. Tea se retira a su oficina junto con Cañares. Irina lo lleva hacia la cancha de baloncesto. Ahí conoce a los hermanos Marlon y Emmanuel Njie. El camino sigue hacia el gimnasio. Hay observa a Anna con tres sujetos. Él es Ryuk. Él es Mark y él es Kabev.

—Ellos son el resto de los niños perdidos. Los cuatro son hermanos.
—Hola. —Saludaron todos al unisonó.


El tour siguió hasta cerca de unas duchas. Donde una mujer había salido.

—Oh! ¿Minaya? No. Solo te pareces. —Dice Dante.
—Me llamo Hana.

Dante escucha a alguien correr. Gira la cabeza hacia la izquierda y observa.

—Ella también se parece a Minaya. — ¡Danteeee! —Oh. Es Minaya. ¡Espera…

Dante no alcanzo a terminar la palabra, Minaya se le tiro encima y él cayó de espaldas. Dante no pudo evitar gritar de dolor, su cuerpo aun no está recuperado. Minaya se disculpa efusivamente mientras se levanta.

—Me sorprenden verte aquí. —Comienza Dante.
—Ella es mi maestra. Le pedí que me trajera con ella. Pero solo podre pasar poco tiempo aquí, debo estar con mi madre. Al menos podre verte seguido.
—Ya veo.

Tea sale de su laboratorio justo para observar a Minaya besando a Dante.

—Ahora si seremos novios. ¿Entendido? —Habla Minaya.
—Claro. Como digas. —Responde algo desganado.

Tea aprieta un puño dentro de su bata. Se acerca a ellos con una sonrisa.

—No creo conocerte. —Dice aun sonriendo.
—Me llamo Minaya. Soy discípula de Hana.
—Oh! Ya veo. Conoces muy bien a Dante según veo.
—Sí. Es mi novio.

—Bueno. Ahora Dante debe descansar. Él es valioso y no podemos forzarlo más. Debe descansar. Podrás verlo luego.
—*Suspiro* Entiendo. —Digo cabizbaja.
—Ya no hay más personas a las cuales presentarte. —Dice Irina. —Somos pocos.
—No hay problema en ser pocos. —Dice Dante sonriendo. —Más diversión para mí.

HABITACIÓN DEL CONSEJERO

Arkham está de pie dándole la espalda a D´Mastio y a Gio Kay.

—Así que tampoco pudieron hacerlo. —Habla serio.
—Lo lamento señor. Zadex es más fuerte de lo que pensé.
— ¿Qué hay del Magno?
—Es fuerte, pero no tanto como usted dijo. Gano a Yakuza sufriendo.
—Ya veo. —Dijo para luego esbozar una sonrisa dentro de su máscara. —Retírate.

OFICINA DEL CAPITÁN

—Por cierto, Zadex. En mi camino aquí conocí a alguien. Era una mujer de cabello negro y largo, con una máscara de plata. Estaba sentada sobre una pila de soldados de un escuadrón de rango B. Al parecer es parte del ejército del norte. —Dijo Felicia.
— ¿Por qué la mencionas?
—No. No creo que sea sospechosa o algo así. De hecho, el aura que emitía era muy amigable y dijo que llevaba más de un año siendo miembro. Llevaba esa extraña mascara. “Me cara fue quemada de niña” Eso me dijo. Te la menciono porque… Dijo que era considera por Jimbe como “Arma secreta” Como te dije, ella sola derroto a un escuadrón de rango B. Es una gran aliada. Te lo menciono por eso.
—Ya veo. Gracias por la información.
—Siento que deseas que me retire. Y creo saber porque. Alguien murió. Aun a pesar de tanto tiempo, sigues siendo tan sentimental como siempre. Me retiro.
—Un gusto verlo. —Dijo Jamie, muy educada.

Ambas mujeres salieron de la oficina.

— ¿Por qué siempre eres tan educada con él? —Pregunta Felicia.
—Es el capitán y el fundador. No puedo darme el lujo de hablare como a todos. Tú puedes tener esa facilidad pues eres su amiga.
—Y conmigo no eres nada educada. —Dijo tras rodearla con el brazo.
—Te trato como te mereces.
—Uff. Que Boquita. Te castigare hoy.

Al caminar. Felicia se sorprendió al ver a Dante. Sonrío para sus adentros, otro nuevo buen recluta. “Tal vez esta vez sí podamos lograrlo”-Pensó. Hace 5 años. El Emperador había salido de su castillo y se dirigió hacia una plaza, pues había oído un rumor. Era solo él. Fue el momento perfecto para atacar. PERO. De 30 guerreros, solo once regresaron con vida. Fue un total fracaso. Charles Tisey, es un semidiós.

METROPOLIS

CASTILLO DORADO

Él está sentado en su trono. Su cabello es rubio y sus ojos azules. Es joven, de facciones finas. Su rostro es tanto amable como firme.

—Rey Arturo.
— ¿Qué ocurre Bedivere?
—Nos han contactado. Un escuadrón más ha caído.
—Perfecto.

La espada legendaria de la luz. Excalibur. Se encuentra enterrada en una piedra al lado del trono dorado. Esperando a ser desenterrada para reclamar la sangre de la venganza. La sangre de los obstáculos que retrasan la ambición de su poseedor. La espada tiembla.

— ¿Qué pasa? Oh! Un nuevo obstáculo ha nacido.

ALBAMA

CUARTO DE DANTE

Dante duerme con Vulpes sobre él. El Magno siente algo raro en su cuerpo. Comienza a dolerle como mil infiernos. Se levanta sudando, su cuerpo quema, no puede respirar. Corre rápidamente a la ducha y abre el caño de agua fría. Su cuerpo es refrescado, pero el agua comienza a evaporarse, su cuerpo sigue ardiendo. Vulpes lo observa asustado.

—No te preocupes, Vulpes. —Dijo con dificultad. —Solo he evolucionado.

Dante se arrodilla, escupe mucha sangre. Su cuerpo ya no arde, pero ahora se siente lastimado. La evolución ocurrió de golpe, su cuerpo aun no estaba preparado para fortalecerse. Aun así, todo está bajo control. Dante se levanta y sonríe.

ALBAMA-PLANTA ALTA

Irina sostiene una urna frente a todos los soldados y guerreros. Habla fuerte:

Estos son los restos de Alkuro y Crisela. Dos de nuestros preciados familiares quienes murieron en acción. Estuvieron un largo tiempo con nosotros, y nunca los olvidaremos. Pero no podemos estar tristes, eso afectara nuestro rendimiento. Ahora. Ellos pasaran a ser depositados en la bodega. Y esperaran junto a los otros compañeros, el día en que puedan ser esparcidos. Ese día será cuando ¡Hagamos un nuevo Imperio!

Todos levantan los puños y gritan al unisonó.

FIN

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Best Buy Printable Coupons